News Ticker

Menu

Browsing "Older Posts"

El turismo en el Valle del Cauca tendrá su propio ‘clúster’

21 de enero de 2020 / No Comments

Hoy hay 8 agrupaciones empresariales que aportan el 53% del PIB de la region el el 30% del empleo.

Las iniciativas ‘clúster’ en Cali y el Valle del Cauca surgieron hace cinco años cuando las de Bogotá y Medellín ya cumplían más de 10 años. A pesar de ese nacimiento tardío para una sección del país tan importante del país, las ocho agrupaciones empresariales que se han constituido en este lustro son de mostrar y reúnen a las empresas que contribuyen con más de la mitad del Producto Interno Bruto.



Paradójicamente, las empresas reunidas en los ocho ‘clúster’ solo son el 4 por ciento del tejido empresarial del Valle de Cauca, pero aportan el 53 por ciento de las ventas totales y el 40 por ciento de las exportaciones, también del departamento.

Macrosnacks, Bioenergía, Excelencia Clínica, Moda, Hábitat Urbano, Belleza, Proteína Blanca y Economía Digital son las ocho cadenas productivas que se han conformado hasta el momento. Pero este año nace el noveno ‘clúster’ y será el de turismo. En espera está la industria de servicios e infraestructura con la logística.

Detrás de esta iniciativa están la Comisión de Competitividad, Ciencia, Tecnología e Innovación del Valle del Cauca, la Gobernación del departamento, la Alcaldía de Cali y la Cámara de Comercio de la ciudad, a través del programa ‘Cluster Platform’.

Leer noticia completa en El Tiempo.

Perú: Empresas impulsan el desarrollo del primer clúster vitivinícola

/ No Comments

Empresas impulsan el desarrollo del primer clúster vitivinícola en el Perú.

Este jueves 16 de enero, se hará una presentación pública del Taller “Desarrollo de la estrategia y hoja de ruta del clúster vitivinícola de Ica”.

El Citeagroindustrial Ica de la Red de CITEs del ITP, junto a la Cámara de Comercio, Industria y Turismo de Ica; vienen impulsando el desarrollo del primer clúster vitivinícola en el Perú.

El clúster vitivinícola en Ica, se encuentra finalizando la primera etapa, en donde se han identificado brechas críticas, así como también iniciativas y líderes empresariales, con una propuesta de más de 12 iniciativas que abarcan temas como; clima de negocio, comercialización, investigación, materia prima, financiamiento e infraestructura entre los principales. Cabe resaltar la participación de gobiernos locales y regionales en este proceso.

Leer noticia completa en América Retail.

Líder de organización líder (Clúster Moda - Medellín)

15 de enero de 2020 / No Comments

Desde hace tres años algo viene cambiando en el Clúster Moda y fabricación avanzada. Sus miembros se comparten experiencias unos con otros, se invitan a sus plantas para hacerse recomendaciones y hasta buscan maneras de –siendo competidores en el medio local– unirse para hacer negocios en nuevos mercados.

Todo esto ha ocurrido por un cambio de mentalidad. En 2017 se llevó a cabo una iniciativa de formación, llamada Escuela de Liderazgo Comunidad Cluster, que tuvo tanto impacto que se ha repetido desde entonces. La Escuela reúne a líderes de organizaciones muy diversas en sus actividades y en su tamaño. Estas personas se encuentran para escuchar a especialistas en temas como modelo de negocio y estrategia de Inalde, de la Universidad de la Sabana, y para escuchar las experiencias de un empresario. Allí cada uno recibe nociones, aporta y enriquece.



En apenas unas horas que dura esa actividad –hasta 2019 se hizo en una sesión anual de día y medio–, se gestan y se fortalecen relaciones que no se habían dado antes. Se trata de una escuela porque tiene un componente de aprendizaje, y de liderazgo porque procura que las personas que tienen la mayor responsabilidad en las organizaciones, contagien a sus equipos y al sector. Esa transformación, explica Rubén Valencia, director del Cluster, se logra por medio de líderes impulsores, ya sean de organizaciones grandes, que tienen hasta 300 proveedores, o de pequeñas que tienen menos contactos, pero que con sus actitudes son referentes para colaboradores, clientes, proveedores y aliados.

Leer noticia completa en Cámara de Comercio de Medellín.

Avanza el clúster turístico de Manizales

/ No Comments

Manizales, enero 15 de 2019. La Coordinadora de la Unidad de Turismo y Paisaje Cultural Cafetero de la Corporación para el Desarrollo de Caldas, Adriana Cardona Escobar, informó a los Concejales los avances del clúster turístico de Manizales, donde destacó el trabajo realizado con los hoteles, restaurantes y prestadores de servicio que cuentan con el Registro Nacional de Turismo.

Así mismo, mencionó que los eslabones de la cadena de valor en Manizales se componen por: 26 empresarios de alojamiento, 21 de gastronomía, 20 agencias de viajes y operadores, 6 empresarios de transporte, 2 asociaciones de guías profesionales y 16 guías profesionales independientes a quienes se les ha brindado asistencia técnica y capacitaciones para el fortalecimiento del sector.

Adicionalmente, indicó que gracias a la articulación empresarial e institucional Manizales se ha posicionado como destino turístico a nivel nacional e internacional; sin embargo, señaló que es necesario seguir trabajando por la conectividad a internet, el manejo del segundo idioma, el cambio de moneda y puntos de información.

Leer noticia completa en Eje 21


Hacia una década de oportunidades

14 de enero de 2020 / No Comments

Cada vez que inicia un nuevo decenio tendemos a mirar hacia atrás para hacer el balance del que culmina y proyectar lo que deseamos lograr en el siguiente, entonces nos fijamos metas y asumimos desafíos.

De ahí que 2020 sea algo así como el año del pistoletazo de partida de una era en la que el debate sobre una nueva agenda de desarrollo y las políticas públicas para su ejecución está a la orden del día, pues los desafíos que plantea la tercera década del siglo XXI para departamentos como el Quindío son radicalmente diferentes a los afrontados en los últimos años. No obstante, un buen punto de partida para trasegar por esta senda es reconocer los logros alcanzados e identificar las limitaciones que aún persisten, esas que se evidencian en brechas sociales, económicas y ambientales.

Opino que es arriesgado focalizar las opciones de futuro en las expectativas que suscitan proyectos de infraestructura tales como: la doble calzada Ibagué, Calarcá y La Paila, el túnel de La Línea, la ampliación y modernización del aeropuerto internacional El Edén, la recuperación del Ferrocarril de Occidente y una eventual plataforma logística, pues estos proyectos, si bien demandan un gran esfuerzo de lobby por parte de la dirigencia local ante el gobierno central para su ejecución, no dejan de ser iniciativas de la nación que la región recibe sin mayor desvelo para planearlos y menos para realizarlos. Así que el desarrollo no nos va a llegar si continuamos insistiendo mayoritariamente en la estrategia de exigir obras de infraestructura, que por sí solas no son portadoras de progreso, y no en la tarea de construir opciones de futuro.

En consecuencia, es imperativo buscar ideas fuerza que maximicen las oportunidades regionales, ideas que ahonden en el aprovechamiento de los proyectos mencionados para incentivar el fortalecimiento empresarial, la atracción de inversión, la creación de empresas, la retención del talento humano, la generación de empleo de calidad, el mejoramiento del ingreso per cápita y cosas parecidas. Ideas fuerza fundadas en el conocimiento y en ciencia, tecnología e innovación; cimentadas en la competitividad y productividad; enmarcadas en la globalidad. No de otra forma podremos encontrar la senda de la prosperidad.

Hay que avanzar sin vacilaciones hacia un ejercicio de reflexión que nos dote de una visión de futuro de mediano y largo plazo. Una visión renovada y oxigenada, innovadora y disruptiva, que refresque los agotados paradigmas del presente, que sea estructurada, realista y transformadora. Una visión que vaya más allá de una simple reproducción del pasado y una extrapolación lineal del presente. Una visión que considere el futuro como un blanco móvil.

Por tanto, llegó el momento de ser osados, de explorar alternativas de cambio de nuestras estructuras políticas, económicas y sociales. No le tengamos miedo a soñar con una década de oportunidades inmensas, pero sin divagar en quimeras y fantasías, sin distraernos en debates políticos estériles. Este proceso se debe basar en una lectura realista que atienda los debates intelectuales contemporáneos y los paradigmas de la Cuarta Revolución Industrial, que considere las oportunidades de la inteligencia artificial, el internet de las cosas, la automatización, el big data, las ciudades inteligentes, la industria 4.0, la agricultura de precisión y demás adelantos tecnológicos.

Este debate sobre el desarrollo y el bienestar se debe ocupar del tránsito hacia una sociedad y una economía del conocimiento, sin lo cual no podríamos entender el mundo moderno. Entonces, si estas son las premisas, ¿Cómo cambiar la forma de hacer política, el modelo de administración pública, la estructura productiva, el sistema educativo, el uso de la ciencia y la tecnología, la apropiación de la innovación y la organización social?

Como el desafío no es de menor calado, nuestra visión de futuro, cualquiera que ella sea, la deberíamos orientar por ideas fuerza que integren, entre otros, los siguientes elementos:

-  Elaborar una agenda de ruptura basada en el desarrollo productivo y la innovación, en la competitividad y la productividad, con un nuevo arreglo institucional y dotada de incentivos.
-  Privilegiar la educación y la CT+i, y en especial la sostenibilidad ambiental y la lucha contra el cambio climático.
-  Adoptar una estrategia de crecimiento orientada a transformar las ventajas comparativas en competitivas.
-  Avanzar hacia la especialización inteligente del territorio con cadenas de valor y clústeres locales integrados a los flujos globales del comercio.
-  Estimular los emprendimientos de base tecnológica.
-  Conformar centros de pensamiento que se focalicen en ejercicios prospectivos y planteen a la sociedad alternativas de futuro por escenarios.
-  Pensar y actuar sistémicamente y ver la competitividad y la innovación como un instrumento de progreso, calidad de vida e inclusión social. 

Como el desafío es enorme y el manual de procedimiento no está escrito, empecemos por apartar de una vez por todas las visiones de futuro conservadoras que solo reproducen un estado insatisfactorio de las cosas. Hay que apostarle a proyectos innovadores, plausibles, pertinentes y coherentes; hay que aprender de nuestros propios aciertos y errores; hay que consensuar visiones de futuro y formular políticas públicas para hacerlas realidad; hay que tener las mentes abiertas y los espíritus inquietos; hay que ser inconformes y rebeldes con el estado de las cosas; y, sobre todo, hay que ser osados y ambiciosos para avanzar hacia mejores estadios de progreso y bienestar.

Armando Rodríguez Jaramillo
@naocluster
@arj_opina