News Ticker

Menu

Entre asociaciones y sociedades

A la pregunta sobre cuáles son las empresas que pueden competir y permanecer en mercados exigentes con bienes y servicios de calidad, muchos, de manera casi instintiva, dirían que este escenario está reservado a organizaciones poderosas, con músculo financiero y tecnológico, con talento humano y apropiación de la innovación, afirmación que parece dejar de lado a las empresas pequeñas por considerar que carecen de los medios suficiente para responder a las expectativas del consumidor sofisticado.

Y aunque el tamaño de la empresa no necesariamente está en relación directa con su nivel de organización, productividad y competitividad, no podemos dejar de reconocer que las micros y pequeñas empresas, que en el país representan cerca del 98% del total, enfrentan múltiples limitaciones para crecer y llegar a mercados externos. Por lo general estas firmas tienen una débil estructura financiera, limitada capacidad de producción, baja concentración de talento humano calificado y reducido acceso a tecnología especializada, lo que hace que a la mayoría se les dificulte alcanzar una posición competitiva basada en sus capacidades. De ahí que sea necesario explorar otras alternativas como la de buscar aliados con el fin de compartir riesgos, mejorar el soporte financiero, facilitar el acceso a tecnología apropiada, aumentar el poder de negociación, aprovechar los beneficios de las economías de escala, minimizar la incertidumbre de la innovación, mejorar la estructura de costos y cumplir con requisitos engorrosos como los de las certificaciones y normas.

Entonces, ¿qué alternativas de integración tenemos?, ¿debemos asociarnos o crear sociedades?, ¿qué opción nos aporta mayores beneficios? La respuesta depende de lo que cada organización desee y necesite, por lo que es procedente hacer algunas precisiones. La primera de ellas se refiere a la asociación como un mecanismo de integración y cooperación entre empresas que acusan ciertas limitaciones, por lo que, manteniendo su independencia jurídica y autonomía administrativa, deciden trabajar de forma conjunta y voluntaria para obtener beneficios mutuos tales como: mejorar la negociación con proveedores, hacer más eficiente la logística de distribución, cumplir con cuotas de mercado impensables de conseguir de manera individual y muchos otros réditos alcanzables mediante la gestión grupal en una cadena de valor.

La segunda precisión corresponde a la conformación de sociedades, entendida como la conjunción de socios en una nueva unidad productiva o el ingreso de accionistas a organizaciones establecidas aportando cada uno capacidades complementarias útiles para crecer y competir, alternativas que requieren de esquemas mentales diferentes y abiertos. Esta opción trae consigo múltiples beneficios como, por ejemplo, acceder a recursos de inversión o de capital de trabajo sin acudir a la banca, obviando el pago de capital y de costos financieros.

Sin embargo, a pesar de las ventajas comentadas, la realidad es que nuestros empresarios no muestran una marcada disposición hacia la integración, y los que reconocen en ella un valioso instrumento, tienden a preferir las formas asociativas sobre la conformación de sociedades. Es posible que ésta forma de proceder se deba, en buena parte, a que un número significativo de empresas son de familia, por lo que muchos no ven con buenos ojos que personas ajenas a su núcleo hagan parte de sus órganos de gobierno.

En consecuencia, todo indica que deberíamos profundizar, con la ayuda de las universidades y sus programas de ciencias económicas y administrativas, en las bondades de los esquemas asociativos y de sociedades para impulsar modelos de negocios con el potencial de desencadenar mayores crecimientos empresariales. En consecuencia, los empresarios están ante el reto de decidir entre cabalgar en solitario como el famoso llanero de las películas del “Far West” americano y agruparse con otras empresas o buscar socios para ganar fortaleza financiera, suficiencia tecnológica, conocimientos especializados, capacidad logística, capilaridad comercial y economías de escala que les aporten ventajas frente a los competidores.

Armando Rodríguez Jaramillo

Director NaoClúster

Deja tu comentario y haz clic en los botones de redes sociales y comparte el artículo con tus amigos. Gracias.

Share This:

Post Tags:

Jillur Rahman

I'm Jillur Rahman. A full time web designer. I enjoy to make modern template. I love create blogger template and write about web design, blogger. Now I'm working with Themeforest. You can buy our templates from Themeforest.

No Comment to " Entre asociaciones y sociedades "

Gracias por participar

  • To add an Emoticons Show Icons
  • To add code Use [pre]code here[/pre]
  • To add an Image Use [img]IMAGE-URL-HERE[/img]
  • To add Youtube video just paste a video link like http://www.youtube.com/watch?v=0x_gnfpL3RM