News Ticker

Menu

Browsing "Older Posts"

¿Qué es la innovación disruptiva?

29 de junio de 2017 / No Comments

La teoría de la innovación disruptiva, introducida en estas páginas en 1995, ha demostrado suponer una forma efectiva para repensar el crecimiento impulsado por la innovación. Muchos líderes de pequeñas empresas la consideran su estrella polar. También lo hacen muchos ejecutivos de grandes organizaciones bien consolidadas en el mercado y la sociedad, algo que incluye a Intel, la Universidad del Sur de Nuevo Hampshire (EEUU) y Salesforce.com.


Desafortunadamente, la teoría de la disrupción está en peligro de convertirse en una víctima de su propio éxito. A pesar de su extensa difusión, los conceptos fundamentales de la teoría se han malinterpretado en numerosas ocasiones al igual que sus principios básicos se han aplicado de manera equivocada. Además, ajustes y mejoras esenciales de la teoría durante los últimos 20 años parecen haberse visto eclipsados por la popularidad de su formulación inicial. Como resultado, a veces se critica a la teoría de la innovación disruptiva por carencias que ya han sido abordadas.

Valle del Cauca y Eje Cafetero: región de futuro.

18 de junio de 2017 / No Comments
La pretendida integración de los departamentos del Eje Cafetero ha sido esquiva desde que Quindío y Risaralda se separaron de Caldas hace 50 años; sin embargo, este propósito parece tener un renovado aire con la idea que ronda de articular estos departamentos con el Valle del Cauca para aprovechar sus afinidades en beneficio de una región que engloba cerca de ocho millones de habitantes.
Sobre este asunto, en la reunión realizada en la Gobernación de Risaralda el 15 de junio, se expuso el potencial que tienen los corredores viales Antioquia - Valle y Bogotá - Buenaventura para establecer plataformas logísticas en Quindío, Risaralda y Valle del Cauca, incluyendo algo similar en Caldas con la Dorada como puerto sobre el Magdalena y enlace ferroviario hacia el Atlántico.

A la reunión, presidida por el gobernador de Risaralda Sigifredo Salazar Osorio, asistieron funcionarios de gobiernos locales, comisiones regionales de competitividad, cámaras de comercio y comités intergremiales de los departamentos comprometidos que expusieron sucintamente sus proyectos estratégicos prioritarios entre los que se cuentan: la plataforma logística y la zona franca en Caimalito, la ampliación de la zona franca del Quindío y el transporte intermodal en La Tebaida, la recuperación del Ferrocarril del Pacífico con sus ramales Zarzal - La Tebaida y Zarzal - Cartago - La Virginia, la conexión Pacífico 2 entre Medellín y Cali, el corredor Bogotá - Buenaventura con la culminación del túnel de La Línea y el proyecto de la nueva Buenaventura y su ampliación portuaria, iniciativas a las que se suman relevantes clústeres en metalmecánica, turismo, café, confecciones, generación de energía, excelencia clínica, industria agroalimentaria, congresos y convenciones, industrias creativas y TIC, iniciativas que se proyectan al comercio exterior a través del puerto de Buenaventura, sus aeropuertos internacionales, el tratado de libre comercio con Estados Unidos y, en especial, las oportunidades de la Alianza Pacífico.

La presencia en la reunión del Director del Comité Intergremial del Valle del Cauca y la Gerente de la Comisión Regional de Competitividad de ese departamento, Juan Esteban Ángel y María Victoria Vásquez respectivamente, permite inferir que la iniciativa en ciernes es atractiva para el empresariado vallecaucano lo que configura el escenario propicio para la articulación de las iniciativas clúster mencionadas aumentando la capacidad de producir bienes y servicios de alto valor agregado que satisfagan a clientes sofisticados allende las fronteras.

Es indudable que todas ellas son iniciativas portadoras de futuro que requieren de una buena dosis de coraje y determinación; pero, ante todo, de la capacidad de visionar los beneficios de la integración. Bien lo dijo el gobernador Salazar Osorio, y lo ratificaron Germán Calle Zuluaga y Jaime Cortés Díaz, presidentes de la Junta Directiva de la Cámara de Comercio de Pereira y Comité Intergremial de Risaralda respectivamente, con el Valle hay muchos nexos históricos desde que esta región hizo parte del Gran Cauca, además de los rasgos culturales y las relaciones económicas que nos unen.

Las cartas están sobre la mesa y de todos depende el cultivo de la semilla de la integración. Por lo pronto, se acordó avanzar en cinco puntos de trabajo que permita construir un memorándum de entendimiento. Los cuatro primeros tienen que ver con la creación de un entorno apropiado para la competitividad y el último con la adopción de una agenda integrada de desarrollo productivo a través de las comisiones regionales de competitividad: a) Consolidar los corredores logísticos Antioquia - Valle y Bogotá - Buenaventura, b) Avanzar en una agenda de transporte intermodal, c) Formular POT modernos que faciliten desarrollos productivos armónicos, d) Exigir a la ANI que defina la suerte de la concesión del Ferrocarril del Pacífico y valore la posibilidad de abrir una APP para hacer las inversión que demanda este medio de transporte, y e) Articular los clústeres y cadenas productivas regionales.

Como todo proceso en gestación requiere de incubación, se habló de una próxima reunión con la presencia de los gobernadores y los dirigentes públicos y privados de los cuatro departamentos con el propósito de hacer acuerdos colectivos y avanzar en lo que sin lugar a duda podría ser la región más importante del siglo XXI en Colombia.

Armando Rodríguez Jaramillo
Director NaoClúster - armando@naocluster.com

Deja tu comentario y haz clic en los botones de redes sociales y comparte el artículo con tus amigos. Gracias.


La competitividad no es un fin en si misma

12 de junio de 2017 / No Comments
Luego de más de una década de funcionamiento del Sistema Nacional de Competitividad e Innovación, tiempo con logros y fracasos, me permito plantear algunas reflexiones por fuera del concepto de la triple hélice y de la inflexibilidad de las normas que regulan la competitividad y la retórica sin emociones que acapara el discurso oficial, para esbozar otros enfoques que nos lleven a comprender el desafío al que nos enfrentamos.

Desde los Conpes 3439 (2006) y 3527 (2008) que definieron la institucionalidad y la política de competitividad y productividad,  hasta el Conpes 3866 (2016) de Política Nacional de Desarrollo Productivo,  pasando por leyes, decretos y planes de desarrollo nacionales y territoriales, mucha agua ha corrido bajo el puente sin que necesariamente se haya avanzado lo propuesto, así se infiere del Reporte Mundial de Competitividad (2016 - 2017) del Foro Económico Mundial que situó a Colombia en el puesto 61 sobre 138 economías y del Anuario Mundial de Competitividad del Institute for Management Development (IMD) que en 2017 ubicó al país en el puesto 54 entre 61 economías. Esto sin considerar el Escalafón de la competitividad de los departamentos en Colombia (Cepal) y el Índice Departamental de Competitividad (Consejo Privado de Competitividad y Universidad del Rosario).

En el país, por lo general, se ha direccionado (¿controlado?) desde el centro la gestión de la competitividad, productividad e innovación de los departamentos bajo el supuesto de mantener cierta articulación y coherencia nacional, proceder que deja cierto tufillo de centralismo que homogeniza la diversidad regional y constriñe el sano principio de la autonomía. De ahí que hayan comisiones regionales de competitividad dotadas de estructura similares, planes regionales de competitividad con apuestas productivas semejantes y agendas integradas con instrumentos de política que obedecen a un modelo predefinido, todo en el marco de un Sistema Nacional de Competitividad que no logra articularse con el de Ciencia, Tecnología e Innovación, y de una Comisión Nacional de Competitividad que poco dialoga con sus homólogas departamentales ni con entidades del sector agropecuario como el Ministerio de Agricultura.

No hay duda que este desajuste se torna más crítico al considerar el agotamiento de los modelos de gestión institucional y empresarial, la precaria concientización de la importancia del fortalecimiento de la competitividad, la alta rotación de funcionarios públicos, los cambios de gobiernos territoriales, la frecuente expedición de normas, la dinámica de la economía y la insistencia por focalizar la competitividad cada vez más en el entorno y menos en la empresa.

Así que un sistema que ha funcionado por compartimientos (Codectis, Consejos Mipyme y de Emprendimiento, CRC, etc.), no empezará a operar acopladamente porque que lo diga una agenda integrada única de competitividad, ciencia, tecnología e innovación (Conpes 3866 de 2016). Para lograrlo, es necesario que los involucrados cambien la forma de pensar, que se desprendan de atavismos y de ciertas prácticas que les han dado poder y capacidad de movimiento, que acojan otros modelos de gestión. La competitividad no es un fin en sí misma ni tampoco un objetivo, es, en esencia, un medio de transformación, un pensamiento disruptivo donde cimentar un nuevo arreglo para el desarrollo productivo que precisa desaprender para volver a aprender. Pero, si esto es así, ¿quién debe asumir este proceso de cambio mental en instituciones y empresas?: ¿los gobiernos, las cámaras de comercio, las universidades…?

Aquí cabe una analogía con las Rutas Competitivas, que, si bien son iniciativas para fortalecer la competitividad de las empresas a través de la identificación de segmentos de negocios atractivos, rentables y de crecimiento futuro, son ante todo un medio para impulsar cambios de mentalidad empresarial sin los que no sería posible avanzar en el fortalecimiento de la competitividad. Esto se logra entendiendo el negocio en el que se quiere competir y la estrategia a implementar, para luego hacerla realidad a través de la ejecución de planes de acción.

En efecto, las agendas integradas no sustituyen a los planes regionales de competitividad, sino que los instrumentaliza ya que en ellos están las apuestas productivas locales, por lo que, si los planes están desactualizados o desfasados, difícilmente habrá una agenda integrada coherente. De igual forma, si los responsables no han interiorizado y apropiado la competitividad, esta no se dará porque exista una agenda integrada, la cual, de no es aplicada por “conversos”, dejará de ser un instrumento funcional. He aquí la importancia de contar con una pedagogía continua para hacer este viaje al futuro que es la competitividad.

Entonces, más que pensar en esquemas, normas y metas, hay que definir el propósito superior de la competitividad (que no la visión), punto de partida para ese viaje al futuro que ella supone. De este propósito superior depende que sean efectivos y fructíferos los componentes horizontales y verticales de las agendas integradas, la construcción de lenguajes compartidos, los proyectos estratégicos y apuestas productivas, los procesos de gobernanza, la renuncia a lo que no se puede hacer para que otro lo haga (si no tiene la capacidad de hacerlo, suéltelo), la definición de roles y responsabilidades, el desprendimiento de egos y la construcción de nuevos liderazgos basados en la capacidad de hacer y no en el peso específico que se tenga.

En esto radica, en parte, la clave para que la competitividad y los clústeres fluyan: primero concientizar, fundamentar y apropiar, luego implementar.

Armando Rodríguez Jaramillo.
Director de NaoClúster - armando@naocluster.com

Deja tu comentario y haz clic en los botones de redes sociales y comparte el artículo con tus amigos. Gracias.


Cataluña es un referente mundial en política de clúster

11 de junio de 2017 / No Comments
Presidente Puigdemont con los representantes de los
clústeres catalanes.
Presidente Carles Puigdemont, jefe del ejecutivo de Cataluña, ha presidido el acto conmemorativo del 25 aniversario de las políticas de clusters en Cataluña, acompañado del consejero Jordi Baiget. En el acto se ha comprometido a seguir manteniendo esta política y reclamó "audacia y coraje" para dar respuesta y adaptarse a los cambios.

Nota publicada por la Generalitat de Catalunya el 8 de mayo de 2017 titulada: President Puigdemont: “Catalunya és un referent mundial en política de clúster” (traducción NaoClúster).

El presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ha asegurado esta mañana que "Cataluña es un referente mundial en la política de clusters", como lo reconocen la Harvard Bussiness School, o el Banco Mundial, que ha recordado que presenta Cataluña como uno de los referentes que explica cómo han de ser las políticas de éxito la política de clusters

Durante el acto conmemorativo del 25 aniversario de esta política llevada a cabo por el Gobierno de la Generalitat, el jefe del Ejecutivo ha apuntado que "el clúster en sí mismo no es un objetivo, sino que es un medio de transformación" donde las claves de éxito para sacar adelante cualquier política de futuro se basan en "la visión, la anticipación, la capacidad de adaptación y, sobre todo, riesgo". "Hay que asumir riesgos y esto quiere decir que a veces las decisiones comprometidas no salen bien y se tienen que explicar", ha continuado, pero: "gracias a las indispensables dosis de rigor y al conocimiento, al intercambio de información y de experiencias y de investigación compartida, esta visión y anticipación, los riesgos y la adaptación tienen muchas posibilidades de convertirse en aliados indispensables del progreso de un país ", añadió.

Ante un auditorio que ha reunido empresas, centros tecnológicos, universidades, clusters managers y asociaciones que forman parte del entorno de los clústeres en nuestro país, el presidente ha asegurado que hace 25 años, cuando se inició la política de clusters, se tomar "una decisión disyuntiva", que ha explicado "modificó la cultura tradicional de entender el modelo de negocio". En este punto, el presidente ha subrayado el acierto de dar respuesta desde un "partenariado público-privado", logrando de esta manera mejorar la competitividad del país.

En este contexto, el jefe del Ejecutivo ha puesto de relieve la necesidad de que la Administración tome un papel activo y, si es necesario, sea capaz de adaptarse anticipándose a los cambios con "audacia y coraje" para reconocer qué nombres, reglamentos o mecanismos que han funcionado puedan convertirse en obstáculos. Por ello, ha apelado a la necesidad de que las administraciones sean rápidas para establecer nuevas condiciones que favorezcan el esfuerzo de todos. En este punto se ha sumado el consejero de Empresa y Conocimiento, Jordi Baiget, que también ha advertido de que hay momentos en que "hay que ser atrevido, arriesgar, innovar y no tener miedo a ser los primeros". Además, ha asegurado que el clúster supone "colaboración y trabajo conjunto" con el objetivo de obtener beneficios individuales y colectivo para todo el sector. "No es sólo una suma, es una multiplicación", ha añadido el consejero

Finalmente, el presidente se ha mostrado convencido de que la política de clusters tendrá continuidad, ya que, dijo, "hemos sido capaces de demostrar que cuando han gobernado gobiernos diferentes, hemos sido absolutamente comprometidos con nuestro tejido productivo". Así, ha señalado que han sido un ejemplo de innovación en políticas públicas y de apuesta por nuevas dinámicas de colaboración en varios niveles.

En el transcurso del acto, se ha ilustrado cómo nació la política de clusters en Cataluña en 1992, una iniciativa pionera a nivel mundial y que se ha consolidado en los últimos 25 años gracias al apoyo continuado por parte de los sucesivos gobiernos de la Generalitat de Cataluña. De hecho, esta política de clusters ha generado un ecosistema reconocido a nivel internacional y que ha permitido, por ejemplo, que Barcelona sea la sede de la TCI Network, la red de clústeres más importante del mundo.

Actualmente la Generalitat impulsa esta política a través del programa Catalonia Clusters de ACCIÓN, que tiene el objetivo de mejorar la competitividad del tejido empresarial catalán a través de la agrupación de empresas y entidades de un mismo sector para compartir recursos, generar sinergias y proyectarse internacionalmente. En este momento forman parte 30 clústeres, que agrupan más de 2.100 agentes -de los cuales 2.000 son empresas-, suman 290.000 trabajadores y facturan de manera agregada 65.500 millones de euros. Es decir, la cifra de negocio que generan los clusters catalanes equivale al 29% del PIB de Cataluña.

En este sentido, con el objetivo de reforzar e intensificar esta política de clusters, el Gobierno aumentará este 2017 un 50% la línea de ayudas que acompaña el programa Catalonia Clusters de ACCIÓN, logrando 1,5 millones de euros. Este instrumento permite a los clústeres llevar a cabo estudios de mercado, hacer prospectiva tecnológica de sus sectores, organizar viajes al extranjero para hacer benchmarking internacional y cerrar proyectos de colaboración entre clusters catalanes o con entidades internacionales, entre otras iniciativas. Y es que el 71% de las empresas miembros de clústeres consideran que este tipo de organizaciones genera impacto en su competitividad, mientras que el 98% aseguran que las iniciativas clústeres aportan valor a su sector.

El acto también ha contado con la participación del presidente del Clúster Packaging, Artur Costa, y del clúster manager de FEMAC, Enrique Pedrós, que han explicado cómo los clusters han contribuido a mejorar la competitividad de las empresas.

Armando Rodríguez Jaramillo
Director NaoClúster - armando@naocluster.com

Colombia en el puesto 54 en competitividad global

1 de junio de 2017 / No Comments
En la publicación del Anuario Mundial de Competitividad del Institute for Management Development (IMD) de 2017, Colombia, a pesar de ser el tercer país de latinoamericano, cayo tres puestos en el índice de competitividad pasando el puesto 51 que había ocupado durante tres años consecutivos al puesto 54, clasificación que midió 63 economías, tal como se puede observar en la gráfica tomada del diario La República (Colombia cayó tres puestos en competitividad).

En el ranking aparecen Hong Kong, Suiza, Singapur, EE. UU. y Holanda en los primeros cinco lugares a nivel global, y Chile, México y Colombia liderando la región en los puestos 35, 48 y 54 respectivamente. No obstante el retroceso para Colombia en 2017, el país reportó un ascenso en productividad general ganando 12 posiciones al ocupar el puesto 20.

Según el boletín de prensa del Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, Colombia es la tercera economía más competitiva de América Latina, el país afronta, de acuerdo al IMD, los siguientes retos en materia de competitividad para este año:

1. Fortalecer las capacidades técnicas de los territorios e incrementar la actividad agrícola para promover un desarrollo inclusivo, sostenible y competitivo.
2. Seguir implementando la reforma de subsidios, para garantizar la equidad social y el máximo beneficio para los más pobres.
3. Fortalecer las capacidades institucionales y ciudadanas en los territorios, facilitando la gobernabilidad y la paz.
4. Aumentar las exportaciones de bienes no tradicionales, los acuerdos comerciales dan acceso a nuevos mercados.
5. Fomentar proyectos público-privados para desarrollar infraestructura social y fomentar el crecimiento económico.

En el gráfico, tomado del diario La República de su edición digital del 02 de junio de 2017, se observa un resumen de los principales indicadores de la competitividad para Colombia según el Anuario Mundial de Competitividad (AMC), Índice de Competitividad Global (Foro Economico Mundial) e Índice de facilidad para hacer negocios (Doing Business Index- Banco Mundial).

(Ampliar: Colombia pierde tres puestos en el informe anual de competitividad de IMD publicada en ConfidencialColombia

Armando Rodríguez Jaramillo
Director NaoCluster - armando@naocluster.com