News Ticker

Menu

Browsing "Older Posts"

Algo pasa en el Valle del Cauca

14 de octubre de 2016 / No Comments

Algo pasa en el Valle del Cauca, es la percepción que queda al visitar su territorio y al ver lo que dicen los medios de comunicación sobre su dinámica económica, percepción que ratificó el Presidente Ejecutivo de la Cámara de Comercio de Cali, Esteban Piedrahita Uribe, en su intervención sobre iniciativas clúster en el Foro Valor Compartido realizado el 10 de octubre bajo el auspicio de la Cámara de Comercio de Bogotá.

Si bien es cierto que este departamento vivió tiempos de ingrata recordación por cuenta del narcotráfico y la corrupción política, no lo es menos que se siente un renacer bajo el liderazgo de una dirigencia que se la juega por un futuro promisorio.

Hoy el Valle nos sorprende con una renovada narrativa del desarrollo productivo enmarcada en las tendencias globales de la competitividad e innovación empresarial, con iniciativas clúster que articulan proveedores y compradores con el apoyo de entidades gubernamentales, gremiales y académicas que contribuyen a fortalecer la competitividad empresarial y mejorar el entorno para los negocios.

Dos de sus más emblemáticas intuiciones, la Cámara de Comercio de Cali y la Agencia de Promoción de Inversión en el Pacífico Colombiano, Invest Pacífico, impulsan el desarrollo de clústeres en el territorio vallecaucano a través de una estratégica campaña de difusión y de márquetin territorial que persigue robustecer las empresas existentes y atraer inversión nacional e inversión extranjera directa a un departamento de inmejorable posición geográfica con un puerto en expansión como lo es Buenaventura, ventana hacia la cuenca del Pacífico.

Cámara de Comercio de Cali.

No es más que entrar al portal de la Cámara de Comercio de Cali para encontrar una acertada descripción de las cinco iniciativas clúster que  promueve: Bioenergía (empresas relacionadas con el proceso de generación de energía eléctrica y biocombustibles a partir de biomasa - vegetal, forestal, animal, pecuaria), Excelencia Clínica (empresas de prestación de servicios clínicos/médicos especializados), Proteína Blanca (producción de huevo, carne de pollo y cerdo en el departamento, así como las empresas dedicadas a las actividades y servicios de apoyo como alimentación, vacunación, sacrificio, refrigeración industrial, empaques y transporte especializado), Belleza y Cuidado Personal (producción de cosméticos y artículos para el cuidado personal, junto a proveedores de empaques, químicos, ingredientes naturales y los distintos canales de distribución) Macro snacks (alimentos procesados empacados y bebidas no alcohólicas, de fácil acceso para el consumidor y que no requieren preparación).


Invest Pacífico.

Pero además de este portafolio, Invest Pacífico tiene en su portal otras cuatro iniciativas clúster: Frutas frescas (se orienta a aprovechar el potencial agroecológico para crear un plataforma ideal para la producción de frutas para el consumo nacional e internacional), BPO, ITO & KPO (operaciones de tercerización de servicios utilizando las tecnologías de la información y las comunicaciones), Logística (consolidar con estándares internacionales la plataforma logística intermodal que de hecho es el Valle del Cauca optimizando puerto, zonas francas, parques industriales, concesiones portuarias marítimas y de aeropuertos y su red de vías en doble calzadas) y el Metalmecánico y Automotor (integra a la industria siderúrgica con sectores demandantes de insumos de esta como el automotor, manufacturera, construcción, minería y agricultura).

Es una estrategia de desarrollo productivo que empieza a dar frutos y vincula a las empresas en las cadenas globales de valor aprovechando los TLC y la Alianza Pacífico.

Definitivamente la tarea que hacen la Cámara de Comercio de Cali e Invest Pacífico es visionaria y estructural. El país debería otear hacia el occidente para conocer cómo se organiza una región que busca progreso y bienestar a través de iniciativas clúster con el objeto de usar la innovación, aumentar la competitividad y productividad, diversificar la canasta exportadora y alejarse de la dependencia de los commodities minero energéticos en la que se sumió la economía nacional.

Parodiando un popular dicho de esa región, solo resta decir: al que quiera más, que le piquen caña.

Armando Rodríguez Jaramillo.
Director NaoClúster - armando@naocluster.com

Deja tu comentario y haz clic en los botones de redes sociales y comparte el artículo con tus amigos. Gracias.

   

Macrosnacks, mejor clúster del país.

11 de octubre de 2016 / No Comments

El clúster de los Macrosnacks del Valle del Cauca, impulsado por la Cámara de Comercio de Cali e Invest Pacífico, recibió este 10 de octubre el III Premio Valor Compartido en la categoría de mejor clúster del país otorgado por la Cámara de Comercio de Bogotá en el Foro Clúster y Valor Compartido que se realizó en la capital, evento que contó con la presencia del doctor Christian Ketels, Presidente TCI y Asociado Principal del Institute for Strategy an Competitivesness del Profesor Michael Porter con la conferencia “Estrategia de Especialización Inteligente e Iniciativas Clúster”.

El Premio fue creado en 2013 por para promover una nueva cultura empresarial basada en las compañías como protagonistas del bienestar de la sociedad, un reconocimiento a las empresas que a partir de un negocio rentable logren mejorar las condiciones sociales, económicas o ambientales del país. En esta ocasión también se premió la mejor Iniciativa Clúster del país.

El clúster ganador fue uno de los cinco finalistas entre 25 postulaciones realizadas al mencionado premio. Las otros finalistas fueron: Creatic (Popayán), Energía (Medellín), Industrias Creativas y Contenidos (Bogotá) y Kaldia para los cafés diferenciados (Quindío), todos ellos con un importante recorrido, un gran respaldo institucional y con empresas comprometidas.

El término macrosnacks hace referencia a los alimentos procesados empacados y a las bebidas no alcohólicas, de fácil acceso para el consumidor y que no requieren preparación. El Clúster está integrado por 14 empresas de confitería, 10 de frituras y extruidos, 4 de frutos secos, 6 de bebidas y lácteos, 88 de panadería, pastelería y galletería, 15 de cultivo de frutas y snacks derivados de fruta, 11 de edulcorantes, 12 de molinería, 14 de aceites y extractos y 23 de empaques y gráficas.

Tomado de Invest Pacífico http://bit.ly/2dGbqaT 

Eventos de esta naturaleza, como el realizado por la Cámara de Comercio de Bogotá, hacen visibles los logros alcanzados por las 83 iniciativas clúster registradas en la Red Clúster Colombia y permite compartir experiencias exitosas y fomentar la consolidación de organizaciones clúster a lo largo y ancho del país.

Armando Rodriguez Jaramillo
Director Naoclúster - armando@naocluster.com

Deja tu comentario y haz clic en los botones de redes sociales y comparte el artículo con tus amigos. Gracias.

El enemigo es la pobreza

5 de octubre de 2016 / No Comments
Tomada de Pixabay
En los últimos meses han salido algunas publicaciones que dan cuenta cómo evolucionan los países en materia de competitividad e innovación. Informes como el Anuario Mundial de Competitividad (IMD) 2016, Índice Mundial de Innovación 2016 y Reporte Mundial de Competitividad 2016 - 2017 (FEM) dejan ver que mientras estamos sumergidos hablando y reahablando sobre acuerdos de paz, comisiones negociadoras, gobierno y oposición, tribunales especiales, derechos humanos, reformas constitucionales, plebiscito y muchos otras cosas que nos enfrentan a unos con otros, sin distingo de credo, militancia política, amistad ni familia, el mundo yira y yira como dice el tango de Enrique Santos Discépolo.

Algún día de un año de este siglo nos daremos cuenta que nuestro enemigo es la pobreza, que mientras nos enredamos en un debate político que sólo busca el poder y disertamos sobre lo divino y humano entre ofensas y agresiones en defensa de la paz (vaya paradoja), hay países concentrados en innovaciones y tecnologías de punta para la producir bienes y servicios en empresas competitivas que generan riqueza y empleos de calidad.

Un país dedicado por décadas a la politiquería y con numerosos conflictos de toda índole está severamente limitado para avanzar en temas de desarrollo a la velocidad que lo hacen los que entendieron que el progreso está ligado a la educación y el conocimiento. No sé para dónde nos conduce esta vorágine, pero es urgente que nuestros dirigentes le dediquen tiempo y esfuerzos a los asuntos del desarrollo productivo, a la especialización inteligente de las regiones, al mejoramiento de la educación, a la apropiación social y empresarial de la innovación, a organizar cadenas de valor y clústeres regionales, a producir para exporta, en fin, a fortalecer el tejido empresarial, única forma de crear riqueza y empleo

Hace un mes Andrés Oppenheimer publicó en el Nuevo Herald el artículo “Colombia: un país monotemático” en el que opinó sobre el proceso de paz y el plebiscito a raíz de una entrevista que le hizo al Presidente Santos. En esa ocasión, el periodista argentino dijo: 

Colombia debería dejar de ser un país monotemático, y empezar a hablar de otros temas igualmente importantes, como diversificar su economía y mejorar sus niveles de educación e innovación. El 83 por ciento de las exportaciones de Colombia son materias primas.

Y durante los últimos tres años, el país ha cortado algunos fondos de investigación y desarrollo. Mientras que Israel y Corea del Sur invierten más del 4 por ciento de su producto bruto en investigación y desarrollo, Colombia invierte solamente el 0.2 por ciento.

Por supuesto, reducir el conflicto armado –no estoy usando la palabra “terminar”, porque me temo que eso sería demasiado optimista– es importante. Pero diversificar la economía y mejorar la educación para aumentar sus exportaciones de productos sofisticados sería tanto o más importante para reducir la pobreza, y muy pocos están hablando de eso.”


Armando Rodríguez Jaramillo
Director NaoClúster

Deja tu comentario y haz clic en los botones de redes sociales y comparte el artículo con tus amigos. Gracias.

Emprendimientos focalizados

3 de octubre de 2016 / No Comments

Tomada de Pixabay 
Con frecuencia se tiende a pensar, cuando de emprendimiento y emprendedores se habla, en ideas de negocio que impulsan personas jóvenes que quieren crear empresa. Sin embargo, estos dos términos tienen connotaciones mucho más amplias puesto que hay emprendimientos con nuevas líneas de negocios al interior de las empresas y también  emprendedores de todas las edades.

Luego de esta reflexión de contexto, quiero referirme a que unos son los esfuerzos enfocados a fomentar emprendimientos y otros diferentes los dirigidos a fortalecer las empresas existentes. A los emprendimientos se les reconoce un mayor potencial para introducir en el mercado ideas innovadoras de alta productividad y modelos de negocio de rápido crecimiento y gran impacto, sin que esto se deba entender que todos los emprendedores piensan en organizaciones innovadoras de crecimiento significativo.

Por consiguiente, el desafío que enfrentan las políticas de emprendimiento está en separar las ideas de negocio que generarían empresas innovadoras con un elevado potencial de crecimiento de las que conducen a unidades convencionales que lo harán dentro del promedio de la economía. Esto demanda el diseño de instrumentos de apoyo focalizados a los emprendimientos más atractivos dejando de lado la aplicación de apoyos genéricos que, si bien son poco exigentes, no dejan de ser riesgosos por cuanto pueden terminar fomentando negocios de restringida rentabilidad vulnerables al fracaso.

De acuerdo a Confecámaras[1], en Colombia “sólo el 30% de las empresas sobreviven a los cinco años”, situación que trae consigo un gran impacto socioeconómico ante el cierre y liquidación del 70% de unidades productivas en sus etapas tempranas. Esto significa una tragedia de enormes proporciones para los emprendedores, máxime cuando una de las principales fallas del mercado, cual es la dificultad de financiación, les hace exponer su patrimonio como garantía crediticia ante el sistema financiero, recurrir a préstamos en su círculo familiar o allegados que se apalancan en la confianza o tocar las puertas del endeudamiento extrabancario con intereses de usura.

Así que los incentivos genéricos de uso corriente, como la disminución de trámites para crear empresa, líneas de financiación con subsidios para las firmas más pequeñas sin reparar en el potencial de los negocios y la exención de impuestos para todas las actividades económicas, tienden a estimular la aparición de empresas de baja productividad y poca rentabilidad con grandes riesgos de supervivencia.

De ahí que sea necesario, reitero, dejar de lado los incentivos genéricos para focalizar apoyos a los emprendimientos en negocios atractivos y de futuro, de preferencia integrados a las cadenas de valor de clústeres con algún grado de madurez y una masa crítica de firmas consolidadas, con especial énfasis en los eslabones que registran bajo número de empresas y a la prestación de servicios (externalidades) por fuera del “Core business” o negocio principal de la cadena de valor.   

Un papel útil en este sentido lo juegan los fondos de capital de riesgo que participan en los procesos de selección de emprendimientos atractivos para poner sus recursos con el fin que salgan adelante y su inversión brinde réditos, alternativa diferente a la de la rigidez de los sistemas de créditos tradicionales que le hacen el esguince a la financiación de ideas innovadoras por cuanto su negocio no es invertir, es colocar sumas de dinero con el menor riesgo posible.

Otro instrumento interesante que ha demostrado su efectividad, son las incubadoras de empresas que propician ambientes adecuados para el despegue en los difíciles primeros años de vida de los emprendimientos, para lo cual podría ser interesante cambiar el modelo de pago de una cuota de estadía por sus servicios para pasar a incentivar a las incubadoras con contratos que las vinculen al éxito de las empresas.

Armando Rodríguez Jaramillo.
Director NaoClúster.





[1] Palabras de Julián Domínguez Rivera, Presidente de Confecámaras, en el discurso de clausura del Congreso  Anual de Confecámaras el 2 de septiembre de 2016 en Cartagena.