News Ticker

Menu

Fiebre de clúster

Tomada de Pixabay
En el país se viene hablando con mayor énfasis de iniciativas clúster (IC) desde que el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, INNpulsa Colombia y las cámaras de comercio realizaron el Programa Rutas Competitivas que formuló iniciativas de refuerzo a la competitividad en más de veinte departamentos, en los que, algunas de ellas, empiezan a organizarse como clústeres con cierta articulación en la cadena de valor y ejecución de acciones estratégicas que fortalecen la competitividad de las empresas y mejoran el entorno.

Este esfuerzo se ve complementado con la estructuración del Sistema de Seguimiento, Monitoreo y Evaluación a través de una alianza entre el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, INNpusa Colombia, el Consejo Privado de Competitividad y la Red Clúster Colombia para que, soportado en una metodología uniforme, se levante información estratégica del impacto de las IC en la realidad empresarial de cada región, registrando logros y casos de éxito, así como aspectos a fortalecer y corregir. Y mientras esto sucede, se anuncia el primer Congreso Nacional de Clúster para el 23 de noviembre de 2016 y la escogencia de Bogotá como sede vigésimo Congreso Mundial de Clúster entre el 7 y 9 de noviembre de 2017 (Conferencia Global de TCI Network).

Así que la consolidación de clústeres como instrumento de desarrollo productivo de las últimas décadas en países europeos y norteamericanos, y la experiencia por más de 10 años de “Medellín ciudad clúster” con sus iniciativas en energía eléctrica, servicios de medicina y odontología, sistema moda, construcción, turismo de negocios y tecnología, información y comunicaciones, empieza a ser replicado en varios departamentos con un entusiasmo contagioso.

Sinónimo de modernismo.

Pero hay que evitar que las IC se vuelvan sinónimo de modernismo para no socavar el potencial que tienen de sofisticar y diversificar el aparato productivo colombiano, de contribuir al desarrollo económico de las regiones y de superar las fallas de mercado que impiden mejorar la competitividad y aumentar la productividad de las empresas. Es por esto que es incomprensible que haya planes de desarrollo territoriales con metas de crear clústeres como si esto se pudiera hacer por decreto o a través de ordenanzas y acuerdos. Y como si fuera poco, se oyen curiosas propuestas de hacer un clúster de clúster que aglutine a los existentes en una región o de conformar el clúster social o ambiental o de la tercera edad.

Como lo traté en Los Clústeres son realidades económicas, estos existen como aglomeraciones de empresas que participan en un mismo negocio sobre un territorio, por lo que no se crean por decisión de autoridad alguna, aunque si son susceptibles de ser organizados por voluntad política.

Más vale entonces que nos ocupemos en crear capacidades institucionales, metodologías para el mapeo de empresas, identificación de cadenas de valor con los negocios y mercados que atienden, análisis estratégicos y segmentación de negocios, definición de áreas de mejora y planes de acción, formulación de una cartera de proyectos con compromisos y financiación, conformación de un equipo técnico con su respectivo management clúster y un modelo de gobernanza que articule a entidades de apoyo (gobiernos, gremios e instituciones de formación y oferentes de tecnología y conocimiento) y empresarios para la toma de decisiones y la definición de criterios para pertenecer al clúster con sus respectivos roles y responsabilidades.

Instrumento de cambio estratégico.

No basta con dar bautizo de clúster a cada grupo de empresas que coinciden en un determinado negocio, sino que hay que darnos a la tarea de organizar procesos no pocas veces complejos que requieren visiones de mediano y largo plazo y voluntades políticas para realizarlos. Tengamos de presente que esto se hace con talento humano, conocimiento y con mentes abiertas y colaborativas, que los clúster son instrumentos de cambio estratégico y que no hay recetas mágicas ni modelos proforma que se puedan comprar y trasplantar a una región. De no entenderlo así, sólo tendremos empresas que producen bienes y servicios interactuando con proveedores y compradores sin ningún compromiso ni objetivo estratégico, guiadas únicamente por la oferta y la demanda y la necesaria rentabilidad inmediata.

Hay mucho tramo por recorrer y grandes retos que afrontar si queremos tener un modelo de desarrollo productivo regional con base en iniciativas clúster, no olvidemos que sin empresas no hay clúster y que sin estrategia no hay futuro.


Armando Rodríguez Jaramillo
Director de NaoClúster - armando@naocluster.com

Haz clic en los botones de redes sociales y comparte el artículo con tus amigos. Gracias.

Share This:

Jillur Rahman

I'm Jillur Rahman. A full time web designer. I enjoy to make modern template. I love create blogger template and write about web design, blogger. Now I'm working with Themeforest. You can buy our templates from Themeforest.

No Comment to " Fiebre de clúster "

Gracias por participar

  • To add an Emoticons Show Icons
  • To add code Use [pre]code here[/pre]
  • To add an Image Use [img]IMAGE-URL-HERE[/img]
  • To add Youtube video just paste a video link like http://www.youtube.com/watch?v=0x_gnfpL3RM