News Ticker

Menu

Browsing "Older Posts"

Fiebre de clúster

29 de septiembre de 2016 / No Comments
Tomada de Pixabay
En el país se viene hablando con mayor énfasis de iniciativas clúster (IC) desde que el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, INNpulsa Colombia y las cámaras de comercio realizaron el Programa Rutas Competitivas que formuló iniciativas de refuerzo a la competitividad en más de veinte departamentos, en los que, algunas de ellas, empiezan a organizarse como clústeres con cierta articulación en la cadena de valor y ejecución de acciones estratégicas que fortalecen la competitividad de las empresas y mejoran el entorno.

Este esfuerzo se ve complementado con la estructuración del Sistema de Seguimiento, Monitoreo y Evaluación a través de una alianza entre el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, INNpusa Colombia, el Consejo Privado de Competitividad y la Red Clúster Colombia para que, soportado en una metodología uniforme, se levante información estratégica del impacto de las IC en la realidad empresarial de cada región, registrando logros y casos de éxito, así como aspectos a fortalecer y corregir. Y mientras esto sucede, se anuncia el primer Congreso Nacional de Clúster para el 23 de noviembre de 2016 y la escogencia de Bogotá como sede vigésimo Congreso Mundial de Clúster entre el 7 y 9 de noviembre de 2017 (Conferencia Global de TCI Network).

Así que la consolidación de clústeres como instrumento de desarrollo productivo de las últimas décadas en países europeos y norteamericanos, y la experiencia por más de 10 años de “Medellín ciudad clúster” con sus iniciativas en energía eléctrica, servicios de medicina y odontología, sistema moda, construcción, turismo de negocios y tecnología, información y comunicaciones, empieza a ser replicado en varios departamentos con un entusiasmo contagioso.

Sinónimo de modernismo.

Pero hay que evitar que las IC se vuelvan sinónimo de modernismo para no socavar el potencial que tienen de sofisticar y diversificar el aparato productivo colombiano, de contribuir al desarrollo económico de las regiones y de superar las fallas de mercado que impiden mejorar la competitividad y aumentar la productividad de las empresas. Es por esto que es incomprensible que haya planes de desarrollo territoriales con metas de crear clústeres como si esto se pudiera hacer por decreto o a través de ordenanzas y acuerdos. Y como si fuera poco, se oyen curiosas propuestas de hacer un clúster de clúster que aglutine a los existentes en una región o de conformar el clúster social o ambiental o de la tercera edad.

Como lo traté en Los Clústeres son realidades económicas, estos existen como aglomeraciones de empresas que participan en un mismo negocio sobre un territorio, por lo que no se crean por decisión de autoridad alguna, aunque si son susceptibles de ser organizados por voluntad política.

Más vale entonces que nos ocupemos en crear capacidades institucionales, metodologías para el mapeo de empresas, identificación de cadenas de valor con los negocios y mercados que atienden, análisis estratégicos y segmentación de negocios, definición de áreas de mejora y planes de acción, formulación de una cartera de proyectos con compromisos y financiación, conformación de un equipo técnico con su respectivo management clúster y un modelo de gobernanza que articule a entidades de apoyo (gobiernos, gremios e instituciones de formación y oferentes de tecnología y conocimiento) y empresarios para la toma de decisiones y la definición de criterios para pertenecer al clúster con sus respectivos roles y responsabilidades.

Instrumento de cambio estratégico.

No basta con dar bautizo de clúster a cada grupo de empresas que coinciden en un determinado negocio, sino que hay que darnos a la tarea de organizar procesos no pocas veces complejos que requieren visiones de mediano y largo plazo y voluntades políticas para realizarlos. Tengamos de presente que esto se hace con talento humano, conocimiento y con mentes abiertas y colaborativas, que los clúster son instrumentos de cambio estratégico y que no hay recetas mágicas ni modelos proforma que se puedan comprar y trasplantar a una región. De no entenderlo así, sólo tendremos empresas que producen bienes y servicios interactuando con proveedores y compradores sin ningún compromiso ni objetivo estratégico, guiadas únicamente por la oferta y la demanda y la necesaria rentabilidad inmediata.

Hay mucho tramo por recorrer y grandes retos que afrontar si queremos tener un modelo de desarrollo productivo regional con base en iniciativas clúster, no olvidemos que sin empresas no hay clúster y que sin estrategia no hay futuro.


Armando Rodríguez Jaramillo
Director de NaoClúster - armando@naocluster.com

Haz clic en los botones de redes sociales y comparte el artículo con tus amigos. Gracias.

El potencial del capital intangible

28 de septiembre de 2016 / No Comments

Nunca antes la humanidad había aquilatado de tal manera el papel del conocimiento y la innovación para mejorar la vida de las personas y de paso crear círculos virtuosos que se retroalimentan.

Esto plantea un reto de grandes dimensiones para países como los latinoamericanos que concentraron las opciones de generación de ingresos y crecimiento en la explotación de recursos no renovables como los minero-energéticos (petróleo, carbón, oro, cobre, etc.), bienes commodities en los que se compite con grandes volúmenes y bajos precios con el riesgo de contraer la llamada Enfermedad Holandesa que se manifiesta cuando los precios internacionales crecen y se expone al país productor a efectos negativo como el aumento del ingreso de divisas por exportaciones con la muy factible revaluación de la moneda local y contracción y pérdida de empleos en otros sectores productivos.

Zara mira hacia la sostenibilidad ambiental

26 de septiembre de 2016 / No Comments
Hablar de Zara es pensar en el grupo español Inditex fundado por don Amancio Ortega Gaona, uno de los hombres más adinerados del planeta, que hoy tiene más de 2.100 tiendas en cerca de 88 países.

Zara es una de las firmas de mayor innovación, que a partir de las necesidades del cliente y de la oferta, desarrolló un modelo de negocios que revolucionó el mundo de la moda rápida. Su accionar se fundamenta en un proceso permanente de retroalimentación de información en el que se diseña renovando la colección basada en la demanda, se fabrican series cortas para atender los nuevos criterios de compra, se surten las tiendas dos veces por semana a través de una logística eficiente e innovadora y se hace un análisis de venta diario en las tiendas que hay en los cinco continentes para conocer el gusto de los clientes.

Las regiones son la clave para el desarrollo productivo

4 de septiembre de 2016 / No Comments
El debate sobre el desarrollo productivo aporta una refrescante mirada a los modestos logros y no pocos fracasos de las políticas de desarrollo industrial en Latinoamérica, contribuyendo con propuestas para superar modelos económicos adictos a los mineroenergéticos y materias primas a fin de hacer el tránsito hacia otros paradigmas que promuevan la innovación y el aumento de la productividad sin caer en la tentación de aplicar protecciones ni subsidios que comprometan la competitividad del mediano y largo plazo ante la necesidad de mostrar resultados inmediatos.

Las iniciativas clúster y el SSME

1 de septiembre de 2016 / No Comments
El diseño e implementación del Sistema de Seguimiento, Medición y Evaluación (SSME) de iniciativas clúster en Colombia es un esfuerzo enorme que merece el apoyo de las comisiones regionales de competitividad, gobiernos territoriales, cámaras de comercio y equipos locales de las 83 iniciativas clúster que en 22 departamentos reporta la Red Clúster.

En buena hora el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo, INNpulsa Colombia, Consejo Privado de Competitividad y Red Clúster Colombia empezarán a medir las iniciativas de refuerzo a la competitividad formuladas en el marco del Programa Rutas Competitivas, amén de otras experiencias como las conocidas bajo el eslogan de Medellín Ciudad Clúster.