News Ticker

Menu

Browsing "Older Posts"

Hacia una planeación disruptiva

24 de marzo de 2016 / 2 Comments
Desde que la Ley 152 de 1994 estableció en Colombia que al inicio de sus períodos alcaldes y gobernadores debían hacer un plan de desarrollo, se han formulado innumerables planes a lo largo y ancho del país. A manera de ejemplo, en Quindío, el departamento continental de menor tamaño, con sólo doce municipios y un territorio que no supera las 200.000 hectáreas,  suma en 22 años un total de 84 planes de desarrollo municipales y siete departamentales, esto sin contar otros ejercicios prospectivos sectoriales como planes agroindustriales, turísticos y exportadores, amén de los de competitividad y ciencia, tecnología e innovación.

En consecuencia, sin duda alguna, era de esperar que tal proliferación de planes a lo largo y ancho del país generaran importantes proceso de desarrollo humano materializado en altos índices de competitividad, apropiación del conocimiento, conservación del medio ambiente, altos estándares de educación y mejor poder adquisitivo, entre otros.

Para innovar hay que cambiar la forma de pensar

19 de marzo de 2016 / No Comments
Hoy más que nunca nadie se atrevería a discutir los beneficios de la innovación en las empresas:

- ¿Quién pondría en duda que el posicionamiento de Apple o Samsung en el mercado de los celulares se debe precisamente a su capacidad de ofrecer novedosos smartphones?
- ¿Cómo no reconocer que Zara revolucionó el negocio de la moda con sus colecciones cortas y su atrevida logística de distribución?
- ¿Quién osaría controvertir que las preferencias por los coches Mercedes Benz, BMW o Audi están fundadas en sus adelantos tecnológicos que hacen del conducir una experiencia? 

Estos son apenas tres ejemplos de compañías que compiten en negocios en los que hay que innovar e innovar para mantener las ventajas alcanzadas. Pero así como estas, hay muchos otros casos que bien podríamos mencionar. Entonces, si los beneficios de la innovación son altos y también sus tasas de retorno de la inversión, ¿por qué nuestros empresarios se muestran indiferentes, reacios o temerosos al momento de adoptarla?

Tal vez una de las razones por las que miramos la innovación de lejos es nuestro marcado individualismo. Recordemos que la innovación es un asunto de ideas, pero no de mi idea, sino de ideas colaborativas, de flujos de pensamiento y conocimiento que van y vienen, de compartir resultados de éxito y fracaso, de intentar y comunicar, de reintentar y volver a comunicar. Esto requiere de mentes abiertas y acciones colectivas, procederes a los que no estamos acostumbrados porque hemos creído que la ventaja competitiva está en lo que conocemos y guardamos con cerrojo para que otros no lo copien.

La otra razón por la que muchos empresarios no se motivan a invertir en innovación es porque piensan que no se justifica la dedicación y los riesgos que demanda la innovación para que una vez que sacan un nuevo producto o servicio al mercado sus competidores lo copien con un menor esfuerzo. De hecho, hay especialistas en imitar en tiempos cortos y a bajos costos las novedades de las empresas punteras. Esto sugiere que hay pioneros que se arriesgan para innovar y otros que se benefician de estos conocimientos.

De ahí que sea necesario intentar romper estos dos paradigmas. Primero, con la creación de una cultura colaborativa que resalte los beneficios de compartir ideas, conocimientos y experiencias, conformando redes y equipos para trabajar de forma colectiva. Segundo, con estrategias institucionales orientadas a asistir y subvencionar a los empresarios para que no tengan que asumir en su totalidad la incertidumbre y los riesgos inherentes a la innovación, sino que cuente con el apoyo suficiente y oportuno en las estas etapas tempranas del proceso para que él y la sociedad se beneficien con los nuevos conocimientos y tecnologías.

Armando Rodríguez Jaramillo.
Director NaoClúster

Haz clic en los botones de redes sociales compártelo con tus amigos



Innovación y oportunidades de negocios

9 de marzo de 2016 / No Comments
Hablar de ideas nuevas y correr el riesgo de hacerlas realidad requiere de una buena dosis de coraje y tener consciencia que se transitará por senderos inciertos.

Por lo general no alcanzamos siquiera a imaginar la cantidad de aplicaciones que puede llegar a tener una idea que se transforma en innovación, así que echemos un vistazo a los siguientes planteamientos sobre inventos que con el tiempo apalancaron otros avances tecnológicos que cambiaron la vida:
  • ¿Acaso los antepasados que inventaron la rueda para mover objetos que por su peso o volumen superaban sus capacidades físicas, imaginaron siquiera que transformarían al mundo?
  • ¿Será que Samuel Morse, cuando creó el telégrafo eléctrico en 1833, pensó lo que este aparato representaría para el desarrollo de las telecomunicaciones en los siglos XX y XXI?
  • ¿Percibieron en 1903 los hermanos Wright, que al volar por primera vez con un avión más pesado que el aire una distancia de 37 metros a 48 kilómetros por hora durante 12 segundos que duró el vuelo, serían pioneros de la aviación comercial, de los vuelos a velocidades ultrasónicas y de los viajes al espacio exterior?
  • ¿Se le ocurrió a Alexander Graham Bell en 1876, al patentar un artefacto capaz de transmitir y recibir voz humana, que un siglo después este invento evolucionaría a teléfonos inalámbricos y luego a celulares inteligentes?
  • ¿El inventor alemán Karl Friedrich Benz al construir el modelo “Velo” en 1894 para carreras de automóviles que alcanzaban velocidades de 20 kilómetros por hora, pensó que en el futuro habría carreras de Fórmula 1 con autos a velocidades mayores a 330 km/h?


Estos cinco ejemplos de inventos trascendentales nos permiten demostrar que las oportunidades que traen el emprender cosas nuevas, por locas y absurdas que parezcan, superan con creces el nivel de riesgo e incertidumbre asumido.

Antes los inventos y las innovaciones tenían ciclos largos que permitían que fueran asimilados, pero en las últimas décadas estos se acortaron, al punto que muchas veces el potencial de un producto no alcanza a ser aprovechado  cuando otro lo reemplaza. ¿O qué decir de las numerosas referencias de televisores, computadores, teléfonos y tabletas que salen al mercado cada año volviendo obsoletos los aparatos comprados meses antes?

De ahí que los inventores arriba mencionados, al haber producido tecnologías de ciclos largos, no alcanzaron a dimensionar la importancia de lo que crearon y la contribución que hacían a la humanidad. Ellos no presenciaron que sus innovaciones, décadas después, fueron la base para otras innovaciones que a su vez multiplicaron los saberes.


A diferencia de los anteriores, innovadores postmodernos como Steve Jobs, gracias a los ciclos cortos en los cambios tecnológicos actuales, pudo apreciar la revolución que causó el computador personal y el uso del ratón (mause), el iPad con su iTunes store y el iPhone que revolucionó el mercado de los smarphone.

Así que la creciente velocidad en la adopción y renovación de tecnologías que se caracteriza por ciclos de vida cortos, nos enfrenta a la necesidad de entender que las transformaciones y las oportunidades de negocios que conllevan están reservadas para aquellos que se atreven a encarar la innovación y su adopción temprana, que es cuando se inicia el proceso de difusión de una innovación en el que sólo el 13% de las personas la aprovechan.

Armando Rodríguez Jaramillo


Si te gustó, haz clic en los botones de redes sociales
y compártelo con tus amigos.

Tercera presentación pública

5 de marzo de 2016 / No Comments
Antes de la tercera presentación pública en una Ruta Competitiva que marca el final de la Fase 3 de Lanzamiento de acciones, se procede a realizar las entrevistas con los grupos de trabajo conformados para definir las acciones específicas que deben efectuar los empresarios y agentes del clúster para apuntarle a la estrategia identificada.

Entrevistas con los grupos de trabajo.

Las acciones están usualmente focalizadas en cuestiones específicas (logística para productos perecederos, nuevos productos, nuevos canales, etc.) que no siempre son conocidas por el equipo local. Es por esto que al definir las acciones podría ser necesario reunirse con expertos de la industria o agentes especializados que provean información determinada y ayuden al equipo a definir los objetivos de las líneas de acción y su viabilidad.