News Ticker

Menu

El futuro del campo está en la ciudad

Aceptar que la competitividad agrícola empieza en las ciudades es valorar al campo en su verdadera dimensión.

En los últimos 50 años la población creció de forma acelerada y se concentró en las ciudades, lo que trajo consigo desafíos de adaptación a los entornos urbanos. Hoy presenciamos una ruptura cultural entre habitantes rurales y urbanos, en especial con aquellos que moran en megalópolis como Nueva York, Ciudad de México, Bogotá, Tokio o Estambul.

Según estadísticas del Banco Mundial, la mitad de la población del planeta vivía en aéreas urbanas en 2008, cifra que ascenderá a 60% en 2030. No obstante, en los países desarrollados al menos las tres cuartas de sus habitantes viven en ciudades.

En las urbes se ubican las sedes de gobierno y la mayoría de actividades empresariales y financieras, centros de educación e investigación, además de buena parte de la oferta comercial, recreacional y cultural. En fin, las ciudades son epicentros de decisión política y económica que demandan grandes cantidades de recursos (agua, espacio, energía, alimentos, materiales de construcción, transporte, etcétera.) para su funcionamiento.

Los cambios de vida.

La vida urbana ha originado cambios significativos en el comportamiento y hábitos de consumo de la gente. Hoy encontramos una generación descontextualizada con los ambientes rurales y la producción agropecuaria. Son números los niños y jóvenes que no han ido a un campo de cultivo, que ignoran dónde se producen los alimentos, que desconocen el esfuerzo que se hace para que frutas, hortalizas, carnes, lácteos y granos estén disponibles para su consumo. Triste es decirlo, pero para muchos el contacto más cercano con la producción y proveeduría de alimentos son los supermercados.

Esta cultura urbana subvalora al agricultor (Científicos, agricultores y políticos) sin entender en su real dimensión la actividad agrícola y los riesgos en que incurre, su relación con los ecosistemas y el rol que juega la producción de alimentos en la economía y en la vida de la gente.

Sin embargo, a pesar de la evidente ruptura entre ciudad y campo, es incuestionable la interdependencia entre citadinos y agricultores. Ambos se necesitan, pero no se reconocen.

En el consumidor está la información.

Hoy aceptamos que una cadena de valor depende en buena parte de los criterios de compra del cliente, de su poder adquisitivo, de lo que busca satisfacer y de sus hábitos y expectativas de vida. Esta es una información esencial que debe conocer y entender el agricultor para poder ofrecer los alimentos por los que el citadino está dispuesto a pagar. He aquí la esencia de los agronegocios: producir para satisfacer a un consumidor urbano con poder adquisitivo que quiere productos frescos, balanceados, libres de químicos, bien presentados y de alta calidad. 

En la ciudad hay un universo de oportunidades comerciales. Los criterios de compra y hábitos de consumo citadino son una valiosa información para los integrantes de la cadena de valor de alimentos que debe ser entendida y aprovechada porque nos dice lo que se debe hacer:

  • Al agricultor, qué cultivar y cuándo hacerlo.
  • A los centros de investigación, los conocimientos que se necesitan y la tecnología a transferir.
  • A las entidades de extensión, cómo acompañar a los agricultores.
  • A las instituciones educativas, el talento humano que deben formar.
  • A los bancos, los servicios financieros a ofrecer.
  • A los comercializadores, los sistemas de conservación y logística a usar para que los productos estén a la mano del cliente en el momento oportuno y con la presentación esperada.

En consecuencia, estamos ante la paradoja de una ciudad que enfrenta necesidades crecientes de alimentos de calidad y de una agricultura que tiene dificultad para seguir produciendo y distribuyendo productos con los sistemas tradicionales. Hoy más que nunca el desafío está en inventar una nueva relación gana-gana entre la ciudad y el campo, en revalorar al cultivador como el productor de alimentos que es.

No podemos esperar que la agricultura se modernice y tecnifique por sí sola. Es desde una producción orientada a la satisfacción de las necesidades del consumidor que se darán las transformaciones requeridas en la cadena de valor.

Las ciudades impulsan el cambio.

Las urbes son un hervidero de oportunidades donde se toman las decisiones políticas y económicas. Las ciudades tienen el potencial y los medios para inducir e impulsar agronegocios estratégicos. Desde ellas se pueden movilizar los recursos científicos, tecnológicos, financieros y de talento humano necesarios para que los negocios agrícolas sean rentables y de futuro. De esto dependerá el abastecimiento de alimentos y el mejoramiento de la calidad de vida rural.

Hay que hacer que el agricultor visite plazas de mercado, tiendas y supermercados de las grandes ciudades para que observe lo que demanda el consumidor, qué frutas y verduras quiere y en qué presentación y grado de maduración las desea. Además deben entrar en contacto con empresas de comercialización y logística para que conozcan los procesos de maduración controlada, la clasificación de productos, empaques y medios de distribución.

El empresario agrícola está en el origen de una cadena que tiene su último eslabón en el consumidor urbano, ese que paga por una fruta o verdura que proviene de una parcela de alguna parte del mundo, Hagámoslo sentir que hace parte de la cadena de valor y que la información fluya del consumidor hacia él. Pero ante todo, que tenga la certeza que si se esfuerza por entregar un producto de calidad obtendrá una participación mayor del precio pagado por el consumidor para que su esfuerzo sea retribuido.

Es por esto que afirmo que en el futuro del campo está en las ciudades.

 Armando Rodríguez Jaramillo
Director NaoClúster - armando@naocluster.com

Si te gustó, regálame un toque en los botones de redes sociales y compártelo con las personas que conoces.

Share This:

Post Tags:

Jillur Rahman

I'm Jillur Rahman. A full time web designer. I enjoy to make modern template. I love create blogger template and write about web design, blogger. Now I'm working with Themeforest. You can buy our templates from Themeforest.

No Comment to " El futuro del campo está en la ciudad "

Gracias por participar

  • To add an Emoticons Show Icons
  • To add code Use [pre]code here[/pre]
  • To add an Image Use [img]IMAGE-URL-HERE[/img]
  • To add Youtube video just paste a video link like http://www.youtube.com/watch?v=0x_gnfpL3RM