News Ticker

Menu

Browsing "Older Posts"

13 frases asesinas de la innovación

31 de enero de 2016 / 4 Comments
En el artículo, 13 frases suicidas de la innovación, me referí a esa actitud que lleva a las personas a ser creativas, pasivas o negativas, es decir, a esa fuerza interna que nos impulsa a emprender o nos bloquea al hacernos sentir inseguros. Ese sentimiento que impide que avanzar y que hace que se verbalicen frases que suicidan las ideas.

De modo similar hay otras fuerzas externas que inmovilizan nuestra creatividad en el momento que fluye. Por lo general en los entornos laborales las personas creativas e innovadoras están expuestas a miembros de la organización que tienen un arsenal de frases elaboradas para asesinar ideas. Este tipo de personas, fácilmente identificables, encajan en uno de los siguientes perfiles:

  • Dominantes: Son individuos egoístas y ególatras que quieren hacerlo todo a su manera pero que la  más de las veces carecen de ideas propias. Consultan experiencias de otras compañías, noticias de prensa, revistas especializadas, presentaciones de congresos y seminarios en busca novedades a proponer. Una vez detectan algo interesante y diferente para la organización, lo presentan como propio e intentan desestimar cualquier propuesta alternativa de sus subalternos.
  • Conformistas: Corresponden a los que se hallan en la zona de confort a gusto con el status quo. Son los que no desean que haya cambios en la organización. Estas personas hacen su labor de forma repetitiva sin que esto signifique que lo hagan mal, pero se opondrán a cualquier cambio que implique un esfuerzo adicional.
  • Francotiradores: Sujetos que están en busca de un punto débil, de alguna imprecisión o error en las iniciativas que se expongan. Por lo general no evalúan los beneficios sino que se centran en hallar inconsistencias en las ideas de sus compañeros. Son expertos en ver problemas donde otros observan oportunidades.   

Dominantes, conformistas y francotiradores tienen un común denominador que define su eficiencia y eficacia a la hora de actuar. Ellos saben escuchar con atención las ideas y propuestas de las personas creativas mientras anotan lo positivo y resaltan los puntos frágiles. A la hora de hablar son estratégicos y calculadores, sus intervenciones inician ponderando los beneficios y bondades de las ideas reconociendo los logros que se obtendrían y, de ser preciso, pueden llegar a adular a los proponentes.

Sin embargo, de inmediato empatan su discurso con el famoso pero…,  expresión usada con la intención de prevenir a los interesados para que no prosigan en lo que desean emprender, por no ser la ocasión u ofrecer algún inconveniente.

Al consabido pero…, le sigue una pausa calculada que produce expectativa. Luego viene un arsenal de argumentos sobre la improcedencia de la idea que supera con creces los beneficios reseñados inicialmente. Es tan efectiva la táctica que el afectado termina, en ocasiones, dando gracias por las observaciones que le evitaron hacer el oso con su idea.

Estos individuos, sean dominantes, conformistas o francotiradores, usan frases asesinas de la innovación con el fin de bloquear e inmovilizar a los imaginativos para que no hagan daño con sus ocurrencias.

13 frases asesinas de la innovación que matan la creatividad de las personas:

  1. No va a funcionar, nunca lo hemos hecho así.
  2. Ya lo hemos intentado y fracasamos.
  3. En teoría muy bien, pero, ¿lo podrías poner en práctica?
  4. Si fuera tan bueno ya lo hubieran hecho.
  5. Somos demasiado pequeños para eso.
  6. Tenemos muchos proyectos para meternos en uno nuevo.
  7. Primero hagamos una investigación de mercado.
  8. Los clientes no lo van a aceptar.
  9. Jamás se lo venderás a la gerencia.
  10. Suena muy lindo, pero no creo que funcione.
  11. No está dentro de nuestros planes.
  12. Va a aumentar los gastos y el trabajo.
  13. Ningún novato va a indicar cómo llevar el negocio.
Armando Rodríguez Jaramillo

Si te gustó, da un toque en los botones de redes sociales y compártelo con las personas que conoces.


Fase 3: Lanzamiento de acciones

23 de enero de 2016 / 2 Comments
La Fase 3 (Ver Fase 1 y Fase 2) se conoce como la de “lanzamiento de acciones” y su principal objetivo es comenzar a poner en práctica el análisis estratégico (Evolución de los segmentos de negocios) y las ideas desarrolladas hasta entonces. Una Ruta Competitiva no pretende simplemente producir un documento o informe final, su propósito es intentar lanzar líneas de acción que ayuden a los agentes del clúster a prepararse para el futuro al tiempo que adapta el entorno a sus necesidades.

El futuro del campo está en la ciudad

17 de enero de 2016 / No Comments
Aceptar que la competitividad agrícola empieza en las ciudades es valorar al campo en su verdadera dimensión.

En los últimos 50 años la población creció de forma acelerada y se concentró en las ciudades, lo que trajo consigo desafíos de adaptación a los entornos urbanos. Hoy presenciamos una ruptura cultural entre habitantes rurales y urbanos, en especial con aquellos que moran en megalópolis como Nueva York, Ciudad de México, Bogotá, Tokio o Estambul.

Según estadísticas del Banco Mundial, la mitad de la población del planeta vivía en aéreas urbanas en 2008, cifra que ascenderá a 60% en 2030. No obstante, en los países desarrollados al menos las tres cuartas de sus habitantes viven en ciudades.

En las urbes se ubican las sedes de gobierno y la mayoría de actividades empresariales y financieras, centros de educación e investigación, además de buena parte de la oferta comercial, recreacional y cultural. En fin, las ciudades son epicentros de decisión política y económica que demandan grandes cantidades de recursos (agua, espacio, energía, alimentos, materiales de construcción, transporte, etcétera.) para su funcionamiento.

Los cambios de vida.

La vida urbana ha originado cambios significativos en el comportamiento y hábitos de consumo de la gente. Hoy encontramos una generación descontextualizada con los ambientes rurales y la producción agropecuaria. Son números los niños y jóvenes que no han ido a un campo de cultivo, que ignoran dónde se producen los alimentos, que desconocen el esfuerzo que se hace para que frutas, hortalizas, carnes, lácteos y granos estén disponibles para su consumo. Triste es decirlo, pero para muchos el contacto más cercano con la producción y proveeduría de alimentos son los supermercados.

Esta cultura urbana subvalora al agricultor (Científicos, agricultores y políticos) sin entender en su real dimensión la actividad agrícola y los riesgos en que incurre, su relación con los ecosistemas y el rol que juega la producción de alimentos en la economía y en la vida de la gente.

Sin embargo, a pesar de la evidente ruptura entre ciudad y campo, es incuestionable la interdependencia entre citadinos y agricultores. Ambos se necesitan, pero no se reconocen.

En el consumidor está la información.

Hoy aceptamos que una cadena de valor depende en buena parte de los criterios de compra del cliente, de su poder adquisitivo, de lo que busca satisfacer y de sus hábitos y expectativas de vida. Esta es una información esencial que debe conocer y entender el agricultor para poder ofrecer los alimentos por los que el citadino está dispuesto a pagar. He aquí la esencia de los agronegocios: producir para satisfacer a un consumidor urbano con poder adquisitivo que quiere productos frescos, balanceados, libres de químicos, bien presentados y de alta calidad. 

En la ciudad hay un universo de oportunidades comerciales. Los criterios de compra y hábitos de consumo citadino son una valiosa información para los integrantes de la cadena de valor de alimentos que debe ser entendida y aprovechada porque nos dice lo que se debe hacer:

  • Al agricultor, qué cultivar y cuándo hacerlo.
  • A los centros de investigación, los conocimientos que se necesitan y la tecnología a transferir.
  • A las entidades de extensión, cómo acompañar a los agricultores.
  • A las instituciones educativas, el talento humano que deben formar.
  • A los bancos, los servicios financieros a ofrecer.
  • A los comercializadores, los sistemas de conservación y logística a usar para que los productos estén a la mano del cliente en el momento oportuno y con la presentación esperada.

En consecuencia, estamos ante la paradoja de una ciudad que enfrenta necesidades crecientes de alimentos de calidad y de una agricultura que tiene dificultad para seguir produciendo y distribuyendo productos con los sistemas tradicionales. Hoy más que nunca el desafío está en inventar una nueva relación gana-gana entre la ciudad y el campo, en revalorar al cultivador como el productor de alimentos que es.

No podemos esperar que la agricultura se modernice y tecnifique por sí sola. Es desde una producción orientada a la satisfacción de las necesidades del consumidor que se darán las transformaciones requeridas en la cadena de valor.

Las ciudades impulsan el cambio.

Las urbes son un hervidero de oportunidades donde se toman las decisiones políticas y económicas. Las ciudades tienen el potencial y los medios para inducir e impulsar agronegocios estratégicos. Desde ellas se pueden movilizar los recursos científicos, tecnológicos, financieros y de talento humano necesarios para que los negocios agrícolas sean rentables y de futuro. De esto dependerá el abastecimiento de alimentos y el mejoramiento de la calidad de vida rural.

Hay que hacer que el agricultor visite plazas de mercado, tiendas y supermercados de las grandes ciudades para que observe lo que demanda el consumidor, qué frutas y verduras quiere y en qué presentación y grado de maduración las desea. Además deben entrar en contacto con empresas de comercialización y logística para que conozcan los procesos de maduración controlada, la clasificación de productos, empaques y medios de distribución.

El empresario agrícola está en el origen de una cadena que tiene su último eslabón en el consumidor urbano, ese que paga por una fruta o verdura que proviene de una parcela de alguna parte del mundo, Hagámoslo sentir que hace parte de la cadena de valor y que la información fluya del consumidor hacia él. Pero ante todo, que tenga la certeza que si se esfuerza por entregar un producto de calidad obtendrá una participación mayor del precio pagado por el consumidor para que su esfuerzo sea retribuido.

Es por esto que afirmo que en el futuro del campo está en las ciudades.

 Armando Rodríguez Jaramillo
Director NaoClúster - armando@naocluster.com

Si te gustó, regálame un toque en los botones de redes sociales y compártelo con las personas que conoces.

13 frases suicidas de la innovación

12 de enero de 2016 / No Comments
¿Te has preguntado por qué algunas personas de tu trabajo o círculo de amigos son creativos o innovadores? ¿Por qué casi siempre son ellos los portadores de las buenas ideas?

Al no existir iluminados, la respuesta hay que buscarla en la actitud con la que enfrentan los desafíos en la cotidianidad. Es ahí es donde se da la diferencia.

Esta tesis la podemos corroborar con facilidad. Basta con hacer un paneo visual en una reunión de trabajo para ver cómo actúan las personas al momento de pedirles que planteen soluciones o propongan ideas. Sin mucho esfuerzo verás que tus compañeros de labores encajan en uno de los siguientes perfiles:

  • Creativos: Son individuos positivos con capacidad de crear cosas nuevas, de darle vida a algo en sentido figurado, son innovadores en potencia. Están dotados de mente perspicaz y visión escrutadora, no limitan su imaginación por absurdo e irreal que parezca lo que piensan. No sienten miedo de expresar sus ideas ni se amedrentan al intentar realizarlas. Las personas innovadoras corren riesgos y asumen el fracaso como un aprendizaje que les ayudará a mejorar.
  • Pasivos: Son observadores de lo que sucede y se conforman con la situación. No hablan con sus ideas y cuando se les pide una opinión dicen lo que otros piensan. Por lo general dejan que los demás actúen permaneciendo al margen de las situaciones. Al momento de proponer, no lo hacen, y esperan instrucciones para hacer una determinada tarea, la cual pueden realizar de forma eficiente. Tienen poco criterio por lo que es usual que sean seguidores de los influyentes, sin importar si estos son positivos o negativos.
  • Negativos: Corresponden a los individuos pesimistas que se inclinan por ver el lado desfavorable de las cosas. Ante una propuesta nueva primero dan cuenta de los problemas e inconvenientes que ocasionaría. No corren riesgos y se resguardan en procura de mantener el status quo. Son inseguros y ante cualquier posibilidad de cambio se atrincheran en frases como: “si no funciona, después no vayan a decir que no se los advertí.

Como la creatividad e innovación no es una cualidad de genios ni se trasmite por herencia a través del ADN, sino que tiene que ver con esa actitud que nos lleva a ver oportunidades donde hay dificultades, también la inseguridad, el pesimismo y la negatividad se relacionan con la disposición de las personas a observar problemas antes que soluciones.

De ahí que es común ver que los individuos negativos y pesimistas hayan verbalizado en su mente, sin proponérselo, un arsenal de frases suicidas de la innovación que paraliza y perturba su capacidad de producción laboral, enunciados que difieren de las frases asesinas de la innovación que son las que emiten los compañeros de trabajo con el fin de inmovilizar a los creativos e innovadores.

13 frases suicidas de la innovación que bloquean a las personas y no las dejan actuar:

  • ¡Yo no nací para estas cuestiones!
  • Para qué meterme en esto si como estoy, estoy bien.
  • ¿Qué  van a pensar si fracaso?
  • Ya tengo una posición, un nombre, un recorrido, y debo cuidarlos.
  • Si fuera más joven y no me faltara tan poco para la pensión, tal vez lo haría.
  • ¡Es como dar un paso al vacío!
  • ¡No sabría cómo hacerlo!
  • ¿Para qué arriesgarme si así estoy bien?
  • ¡Más vale malo conocido que bueno por conocer!
  • Si así ha funcionado siempre, es por algo.
  • ¿Y si me equivoco?
  • ¡Tengo mucho que perder!
  • Y si no funciona, ¿qué hago?

Armando Rodríguez Jaramillo.

Si te gustó, regálame un toque en los botones de redes sociales y compártelo con las personas que conoces.

Segunda presentación pública

7 de enero de 2016 / No Comments
En ésta ocasión se seguirá un procedimiento similar al del final la Fase 1 cuando se programó una reunión de información y luego la segunda reunión pública.

Reunión de información final (briefing).

Esta reunión se realiza uno o dos días antes de la segunda reunión pública y es convocada por la entidad Gestora que invita a los representantes de organismos gubernamentales (gobernación – alcaldía), gremios o asociaciones del sector y universidades que apoyan la iniciativa de refuerzo a la competitividad. 

La pasión impulsa la innovación

3 de enero de 2016 / No Comments
La innovación no se hace por encargo ni tampoco se maquila, la innovación se hace con pasión.

Podemos hacer innovaciones radicales o incrementales, aplicar técnicas para desatar la creatividad que se transforme en innovación, crear ambientes que favorezcan la generación de ideas, tener acceso a información especializada, usar tecnología de punta, conformar equipos altamente capacitados, intercambiar información con otras organizaciones, recurrir a expertos que ayuden a resolver problemas puntuales y muchas otras cosas, lo que no podemos es comprar dosis de pasión porque esto es algo que solamente se siente y se lleva dentro. Recuerde que con individuos sin entusiasmo la probabilidad de innovar con éxito disminuye drásticamente.