News Ticker

Menu

Browsing "Older Posts"

Reinvéntate hoy y mañana también

31 de agosto de 2015 / 1 Comment
Ambos productos, el carbón y el diamante,
están hechos de átomos de carbono
Cada cierto tiempo nos acechan propósitos de cambio y entonces empezamos a examinar lo que somos y a pensar en lo que queremos ser. Pero casi nunca pasamos del impulso y todo queda en buenas intenciones.

¿Pero qué tal si de verdad decidimos a cambiar con la determinación de reinventarnos, de innovarnos, para darle un nuevo sentido a nuestra vida?

Avanzar.

El mundo actual es muy dinámico, todo sucede mucho más rápido que lo que solía acontecer hace unos años. Así que no basta con avanzar, sino que hay que hacerlo con la suficiente velocidad, pues avanzar más lento que los demás es una forma de retroceder. Es por esto que necesitamos reinventarnos cada cuanto, ya que las condiciones de hoy no son las mismas de hace un año, dos años o cinco años, ni serán las del año entrante o subsiguientes. Cada momento requiere nuevos conocimientos, diferentes competencias y renovadas energías.

Pero avanzar no será posible si queremos seguir haciendo lo mismo que hacemos. Se necesita tener una mente abierta para ver realidades distintas a las acostumbradas y para interactuar con aquellos que hacen cosas diferentes en actividades que nos interesan. Todos necesitamos de los demás, así que no dudemos en pedir opinión, asesoría y ayuda a los que hacen lo que nosotros quisiéramos hacer, no se las pidamos a los que siempre han estado a nuestro lado y nunca nos han imaginado haciendo otras cosas, pues ellos ya tienen una idea de nosotros y posiblemente dirán que no somos capaces.

Objetivo claro.

Ten presente que si no perseguimos un objetivo claro, lo más seguro es que divaguemos sin reinventarnos. Los que no saben que quieren suelen generar dependencia de aquellos que sí tienen un propósito determinado.

Esta es situación de muchos empleados que se concentran en mantener su lugar en la empresa y se niegan a explorar otras posibilidades porque pusieron a hibernar sus sueños. Son los que tratan de complacer lo que otros quieren de ellos alejándose de lo que realmente desean, evitan dar su opinión para apoyar la del jefe, no valoran sus propios esfuerzos, dejan de lado la iniciativa propia para cumplir órdenes, desarrollan actividades rutinarias con escaso aprendizaje y prefieren callar ante injusticias y malas prácticas.

La clave es cómo reinventarnos, cómo romper la camisa de fuerza de lo rutinario para pasar al universo de la innovación personal. Para dar este salto debemos ser conscientes que enfrentaremos riesgos que no existen en la zona de confort y que hay lugares maravillosos a dónde llegar que nunca se podrán alcanzar sin arriesgarnos.

Valores.

Es importante modificar nuestra escala de valores para ver el fracaso como un aprendizaje que no enseñan los libros y que debemos aprovechar. Pero hay que tener prudencia por cuanto no todas las personas tienen la misma tolerancia a los reveses ni tampoco portan el mismo deseo de experimentar, probar y explorar alternativas y oportunidades. En la vida no se avanza ni se suben peldaños a punta de reflexiones, es indispensable pasar del estado de pensando al de haciendo.

La reflexión y el análisis implican menos recursos y menor riesgo, pero no es efectiva sin la acción; pero si pasamos a la acción sin planeación corremos el riesgo de deambular. La reflexión permitirá definir qué queremos, la acción nos llevará a hacerlo realidad: las dos son esenciales para empezar algo nuevo, para reinventarnos.


Crisis.

Por lo general las crisis impulsan los grandes cambios en la vida. Cuando se está ante el desempleo, imprevistos que conllevan gastos adicionales o frente a una quiebra económica,  la reinvención no es una opción, sino que se convierte en una obligación, en un reto: lo hago o muero. En este tipo de situaciones debemos tener claro que la urgencia debe impulsar la innovación, pero de ninguna manera puede ser su guía.

Si nos damos un margen para tomar decisiones, para ver alternativas antes de llegar al punto de crisis, la urgencia no guiará la reinvención y la reflexión aportará sus frutos, pues no siempre hay que cambiarlo todo, simplemente hay que modificar lo importante.  Así que es útil iniciarla cuando estemos en buenos momentos con el fin de pensar alternativas, ver posibilidades, mantener la mente abierta, tratar de actuar con decisión, sin prisa ni traumas, con la mayor naturalidad, sin la premura de la crisis.

En el proceso de reflexión hay que darle cabida a considerar lo que no nos interesa, pues la única forma de decir que algo no me llama la atención es cuando le dedico un tiempo determinado para conocerlo y, porque no, experimentarlo. Entonces si lo puedo rechazar.

Vocación, dedicación y pasión.

En definitiva la reinvención suele ser el fruto de la experiencia, conocimiento y deseo de hacer cosas nuevas, basado en la comprensión de quiénes somos y qué queremos ser. Así que ella no es hija de una inspiración divina, de una chispa que desata una reacción de ideas en cadena, de una premonición de un iluminado.

Reinventarnos no requiere de complejos procedimientos ni de conocimientos especializados, la innovación en nuestra vida profesional parte del deseo de hacer lo que nos gusta para ganarnos la vida haciendo lo que nos satisface y disfrutamos. Esto trae implícito la pasión como una energía desbordante que nos lleva a un mundo sin límites para alcanzar lo que nos propongamos.

Teniendo la pasión por acicate, la reinvención no depende de cuantos títulos profesionales acumulemos, más bien responde a nuestras competencias y habilidades. Recordemos que el mercado no reconoce titulaciones, sino competencias, así que miremos cómo convertir en servicios lo que sabemos y disfrutamos hacer, y qué clientes podrían comprárnoslo. Sin embargo, es útil nutrir nuestro perfil profesional con competencias transversales como la ofimática, computación en la nube, idiomas, networking, informática, estrategias de comunicación y de productividad personal, etc., con el fin de lograr polivalencia para complementar y facilitar los procesos de reinvención.

No venimos con una vocación heredada o adquirida de cuna, la vocación se va construyendo a lo largo de la vida, por esto es que hay quienes, habiendo estudiado una profesión, se desempeñan en otros campos laborales de forma exitosa, o empresarios que sin formación académica específica dirigen importantes organizaciones. Nos podemos desempeñar en cualquier campo o actividad si le dedicamos el tiempo suficiente y le ponemos la pasión necesaria.

De forma que la reinvención requiere pasión y dedicación. La forma más fácil de dar por terminada un competencia deportiva es perdiéndola y la forma más difícil es ganándola, por cuanto requiere estrategia, entrega y sudor.

Así que si no tienes la estrategia, si la pasión no te acompaña y si no quieres sudar la camiseta, no emprendas tu reinvención. ¡Quédate como estas!

Empieza con decisión a recorrer el camino de la reinvención, de la innovación personal. Detrás de pequeños cambios en la vida profesional puede estar escondido el impulso que necesitamos para experimentar cosas diferentes, para aprender nuevas habilidades, para descubrir nuevas relaciones y ambientes productivos, para hacer realidad los deseos de cambio, pues este viene por oleadas y hay que aprovechar los buenos vientos que dan las oportunidades.

Armando Rodríguez Jaramillo

Importancia de las empresas punteras

26 de agosto de 2015 / 1 Comment
Interior de un avión futurista
Hace cinco lustros un gobierno introdujo en Colombia el estribillo de la apertura económica, desde entonces hablamos de la globalización de la economía.

Sin embargo, a pesar del vertiginoso desarrollo de la informática y las comunicaciones, tecnologías que facilitan el acceso a millardos de terabytes de información, hay regiones que tienen dificultades para ingresar a los flujos mundiales del comercio y del saber, razón por la cual el progreso les llega tarde.

Un principio fundamental de la economía es que el conocimiento fluya, que los mecanismos de difusión de la innovación pasen de las empresas punteras al resto de empresas. Un país que esté a la vanguardia en innovación y tecnología es porque tiene infraestructura y talento humano dedicado a investigar y generar conocimiento, pero también porque tiene empresas avanzadas que marcan tendencias en productos y servicios.

Las regiones insertas en los mercados internacionales tienen más probabilidades de conocer adelantos e innovaciones en razón a que sostienen relaciones comerciales con empresas punteras, lo que las lleva a experimentar aumentos de productividad de las firmas locales.

Regiones con relaciones comerciales endogámicas se caracterizan por baja innovación y poca productividad. En las economías cerradas hay propensión al estancamiento del conocimiento. En las economías abiertas la innovación crece y la productividad aumenta.

Un ejemplo de esto es el café.

Tradicionalmente Colombia ha sido exportadora de café en verde, no como producto procesado. Sin embargo, el sistema de protección al sector y el modelo de comercialización hicieron que nuestros cultivadores no se sintieran exportadores porque no tuvieron contacto con empresas punteras. Ellos ignoraban a qué país iba su grano, qué compañía lo compraba, qué tostadora lo procesaba, cómo se vendía y, sobre todo, qué opinaba el consumidor final de su café.

Esto hizo que nuestros caficultores se concentraran en producir para el comprador del pueblo y no para el mercado mundial.

Es urgente que cambiemos nuestra forma de pensar y nos arriesguemos a navegar por el océano del comercio y el conocimiento. Se requiere impulsar políticas de desarrollo industrial y de apoyo a los empresarios para que exporten y se apropien de la innovación, de esta forma mejorarían en productividad y competitividad. A la par, también es fundamental que las universidades y profesores se inserten en los flujos globales del conocimiento para que nuestros jóvenes salgan preparados para laborar en empresas de talla mundial.

Armando Rodríguez Jaramillo
Director NaoClúster - armando@naocluster.com

Fase 1: Identificando desafios

24 de agosto de 2015 / No Comments
La Fase 1 (Ver Fase 2 y Fase 3) de la formulación de una Ruta Competitiva se denomina Identificando Desafíos y en ella se hace un Diagnóstico e implicación del clúster.


Objetivos.

  • Motivar a los agentes del clúster (gobiernos locales, agencias de desarrollo, gremios, universidades, asociaciones, empresarios, etc.) a participar de la iniciativa de refuerzo a la competitividad y transmitirles el deseo y la necesidad de cambio.
  • Aprender sobre el clúster y la industria.
  • Aprender acerca de los agentes del clúster (Misión, actividades, programas, organización interna, etc.) para conocer sus restricciones y limitaciones.

Innovación y apertura mental

23 de agosto de 2015 / No Comments
Al comparar los primeros lugares del Índice Mundial de Innovación[1] (2014) y del Índice de Competitividad Global[2] (2014 – 2015) se observa que entre los diez primeros puesto ocho países se ubican como los más innovadores y competitivos, lo que evidencia la estrecha relación que existe entre estos dos factores y la importancia de apuntarle al conocimiento y productividad para lograr el desarrollo y bienestar.

Puesto
Índice Mundial de Innovación 2014
Índice de Competitividad Global (FEM) 2014–2015
1
Suiza
Suiza
2
Reino Unido
Singapur
3
Suecia
Estado Unidos
4
Finlandia
Finlandia
5
Países Bajos
Alemania
6
Estado Unidos
Japón
7
Singapur
Hong Kong
8
Dinamarca
Países Bajos
9
Luxemburgo
Reino Unido
10
Hong Kong
Suecia

En las regiones se gestan la empresas

21 de agosto de 2015 / No Comments
Las regiones son como vientres donde se gestan las empresas, allí se incuban mientras crecen y se consolidan.

Algunos autores han hablado de la competitividad empresarial y competitividad territorial de la siguiente manera:
  • Competitividad empresarial: Es aquella que se concentra en la identificación de un segmento de negocio atractivo, rentable y de rápido crecimiento a través de un análisis estratégico y uso intensivo del conocimiento para concurrir a los mercados con productos y servicios de calidad que satisfagan las necesidades de consumidores sofisticados, procurando una articulación de largo plazo con los proveedores.
  • Competitividad territorial: Se refiere al ambiente favorable que debe existir en una determinada región para el emprendimiento, creación y expansión de empresas que compiten en un mismo negocio.

Así que mientras las empresas compiten en un determinado negocio, los territorios compiten con otros para atraer empresas e inversiones. En este orden de ideas, un territorio debe contener cierta capacidad institucional, infraestructura básica, organización de ciudades, sistema de conocimiento y CTi, sostenibilidad ambiental, seguridad, talento humano y mentalidad empresarial que genere un ambiente propicio para hacer negocios.

Una región competitiva está equipada para promover el desarrollo de clústeres mediante el modelo de la triple hélice, lo que sugiere que gobiernos, universidades y sector privado son conscientes del rol que les corresponde en este propósito colectivo. Las instituciones y organizaciones deben ser conocedoras de los segmentos de negocios estratégicos en los que compiten las empresas del clúster para ofrecerles instrumentos de apoyo focalizados (no sectoriales) de acuerdo a sus necesidades en cualquier eslabón de la cadena de valor, procurando a su vez identificar si en la región alguno de estos eslabones está vacío para impulsar la creación de empresas que aprovechen esta oportunidad.

Los argumentos expuestos evidencian que una región evolucionada está en relación directa con la capacidad de sus instituciones para crear las condiciones locales que permitan seducir y atraer inversionistas y empresarios para hagan negocios en el territorio que les ofrece la mejor locación geográfica para incubarlos y potenciarlos.


Armando Rodríguez Jaramillo
Director NaoClúster - armando@naocluster.com

Clúster y gobernanza

20 de agosto de 2015 / No Comments
La gobernanza aplicada a los clústeres debería ir orientada al cambio de paradigma en las relaciones de poder entre gobierno, sector privado y academia que facilite la aplicación de una política industrial; sin embargo, poco se ha avanzado en este propósito, debido, en parte, a la debilidad de los gobiernos territoriales para enfrentar los retos de la globalización, a la necesidad de un cambio de mentalidad del empresario y al limitado uso del conocimiento y la innovación.

El papel de los gobiernos.

Los cambios en la economía global traen desafíos y oportunidades que precisan de renovadas miradas al desarrollo económico que vayan más allá de los tradicionales enfoques de corto plazo. Se requiere de visiones con horizontes de 10 años o más que difícilmente se pueden alcanzar si esta labor se deja en manos de gobiernos de cuatro años. Así que es necesaria una buena dosis de madurez política para entender que al gobierno no le atañe ser actor protagónico cuando de clúster se trata, ni mucho menos le corresponde suplir a nadie, su rol es el de acompañar el camino que van marcando empresarios y académicos sin caer en la tentación de hacer política con la industrialización.

En el marco de esta concepción de gobernanza, los clústeres deben ser impulsados por empresarios con el apoyo de los gobiernos, con una importante integración de las universidades y los departamentos de I+D de las empresas, lo que permitiría articular el desarrollo empresarial y el crecimiento económico con el conocimiento y la investigación.

Clústeres por departamentos.

Además de lo indicado, hay que modificar la pretensión de querer impulsar clústeres por departamento como si las realidades económicas obedecieran a límites políticos administrativos, como si una determinada cadena de valor se circunscribiera a una entidad territorial. Esto ha dificultado una visión integral de clústeres regionales impidiendo la articulación de esfuerzos y recursos, causando a su vez rivalidades que desgastan a los actores de la cadena. Esta organización de clúster por departamentos se evidencia en el mapa de iniciativas clúster o rutas competitivas publicado por la Red ClusterColombia.

Continuidad en la gestión.

No menos importante son los cambios que producen las alternancias de gobierno, por lo que la forma de lograr la continuidad en la gestión de la competitividad es con la participación activa del sector privado. Hay que afrontar el hecho de que las acciones y la velocidad de respuesta de los gobierno es lenta y obedece a lógicas diferentes a las del mundo empresarial, y que la visión de la universidad se enfoca a la creación de conocimiento y a los análisis exhaustivos, razones que estimulan la necesidad de un diálogo público-académico-empresarial que contribuya a sincronizar un andamiaje con raciocinios y lógicas distintas que se mueven a velocidades diferentes.

Los clústeres contribuyen a fortalecer la competitividad empresarial mediante la identificación de negocios atractivos, rentables y de futuro, por lo que es menester cambiar la mentalidad empresarial de pedir y exigir por una de aportar y hacer, construyendo sobre las capacidades existentes, de esta forma se logra que sucedan cosas y sinergias extraordinarias.

Armando Rodríguez Jaramillo
Director NaoClúster - armando@naocluster.com

No hay cosas imposibles...

19 de agosto de 2015 / No Comments
Con frecuencia nos asalta las ganas de innovar, de hacer cambios en nuestras vidas; intenciones que la mayoría de las veces se quedan en deseos y manifestaciones emotivas que por falta de disciplina y perseverancia no realizamos.


Pero, ¿cuántos de nosotros hacemos verdaderos propósitos de innovación personal?, ¿cuántos estamos dispuestos a imprimir cambios en nuestras vidas?, ¿cuántos tenemos la valentía de correr los riesgos que esto implica? Estos son los interrogantes a los que  deberíamos responder cuando sentimos que algo, que no funciona debidamente, se podría hacer mejor.

De ahí que la innovación personal se debe entender desde dos puntos de vista:
  • Primero, como la introducción en nuestras vidas de una nueva forma de hacer lo que hemos venido realizando para obtener mejores resultados, más provechosos y productivos.
  • Segundo, como el medio para crear algo nuevo que podamos realizar y ofrecer, que traiga consigo otras oportunidades con el fin de cambiar nuestra realidad económica y el nivel de vida personal y familiar.

Pero la adopción de la innovación en nuestras vidas no viene por ósmosis ni por generación espontánea, esta se logra a través del uso de la energía permanente de la renovación con el fin de hacer las cosas mejores y más útiles, de  la fuerza de la creatividad para romper los esquemas convencionales y sustituir la frase “siempre lo he hecho así” por “hay una forma de hacerlo mejor”, y del impulso vital que da la determinación de hacer y persistir hasta lograr lo que se quiere, aun a costa de padecer fracasos.

Entonces empecemos por preguntarnos qué deseo cambiar en mi vida. Y cuando las ideas lleguen a la mente, recordemos que no hay cosas imposibles, simplemente es que no las sabemos hacer.

Armando Rodríguez Jaramillo

El equipo de una Ruta Competitiva

17 de agosto de 2015 / No Comments
Luego de identificar los clústeres regionales mediante un mapeo o screening y de seleccionar en cuál de ellos se va a trabajar, hay que elegir al gestor de la Ruta Competitiva y conformar el equipo local de consultores.

El gestor.

Una iniciativa de refuerzo a la competitividad debe ser coordinada y gestionada por una organización que actúe, preferiblemente, como una agencia de desarrollo local, siendo recomendable que disponga de recursos económicos, logísticos y humanos, y que tenga solvencia institucional expresada en:

Innovaciones radicales y marginales

15 de agosto de 2015 / No Comments
Cuando se habla de innovación con frecuencia se hace la distinción entre innovación radical (disruptiva) o marginal (incremental), según la profundidad de los cambios introducidos.

La primera implica la oferta de productos o procesos nuevos y esencialmente diferentes a los preexistentes, la segunda involucra transformaciones menores (o en el margen) que tienen la capacidad efectiva de incidir haciendo más atractivo el producto o más eficiente el proceso.

Como ejemplos de innovación radical se tienen los cambios de los coches de tracción animal a los automóviles o el paso de la radio a la televisión, 

y de esta al computador, sucesos que produjeron cambios radicales que transformaron la vida de las personas y su forma de relacionarse.

En cuanto a la innovación incremental, las modificaciones en los carros que introducen diseños más aerodinámicos, vidrios y motores eléctricos, airbag, sistemas de GPS, etc., son ejemplos de cómo se va creando valor agregado en un producto mediante la introducción de una mejora que el consumidor acepta porque aumenta su experiencia y obtiene beneficios.


Alcances de la innovación.

Pero dejando de lado si una innovación es radical o incremental, hecho que de por sí tiene una significativa diferencia, también es importante precisar el alcance de la misma, es decir, si esta representa una novedad para una empresa en particular (cuando se introduce un cambio en una organización que ya lo tienen otras firmas), si lo es para el mercado local o nacional o si el alcance del cambio se extiende al mercado internacional.

Teniendo claro estas dos formas de entender la innovación, por lo general en los países de América Latina prevalecen las innovaciones incrementales sobre las radicales y las novedades para una empresa en particular sobre los demás alcances. Esto desde luego está relacionado con la magnitud de los esfuerzos que supone impulsar actividades de ciencia y tecnología para obtener innovaciones radicales que vayan más allá del ámbito de la propia empresa y que se extiendan al mercado internacional, tal como sucede con los grandes conglomerados que tienen empresas puntera que marcan tendencias en sus sectores, estos son los casos se Apple y Samsung, BMW y Mercedes Benz, Gucci y Hermes

Así las cosas, mientras que en países como Colombia se profundiza en innovaciones incrementales con alcance limitado, en otros, como Estados Unidos, Alemania, Corea y Japón, se privilegian innovaciones radicales con alcance global.

Armando Rodríguez Jaramillo
Director NaoClúster - armando@naocluster.com

Las 57 rutas competitivas

10 de agosto de 2015 / No Comments

Desde 2012 que inició el Programa de Rutas Competitivas (RC) se han formulado un total de 57 rutas en 22 departamentos según la infografía publicada por INNpulsa Colombia, y de la que se podría sacar el siguiente balance sucinto:


  • Entrenamiento y transferencia de capacidades a 22 equipos locales, uno por departamento, para aplicar la metodología de Rutas Competitivas en sus regiones.
  • Identificación de negocios competitivos con un cambio de mentalidad y una visión más estratégica y sofisticada.
  • Más innovación y valor agregado en los productos y servicios de los clúster intervenidos.
  • Trabajo conjunto con más de 560 empresas integradas o vinculadas.

La bici humaniza las ciudades

6 de agosto de 2015 / No Comments
Las ciudades deberían volver su mirada a la bicicleta, en especial las intermedias, donde aún las distancias del sitio de residencia al lugar de trabajo o estudio no son grandes.

De niños todos quisimos tener una bicicleta y gozamos como nunca cuando nos la regalaron. Tal vez por este recuerdo grato será que nos invade la nostalgia cuando siendo adultos volvemos a montar en uno de esos vehículos de dos ruedas: silenciosos, agradables y relajantes; nada comparable al viento en la cara y a las ganas de reír que dan cuando uno pasea en bicicleta.

Gracias al crecimiento urbano y a los problemas de movilidad, muchas son las ciudades europeas, estadounidenses y asiáticas que fomentan el uso de la bici. Pero también Bogotá hizo sus ciclovías y en Medellín hay estaciones donde cualquier ciudadano puede tomarla para pedalear hasta otra estación y dejarla allí. Estos ejemplos comprueban los beneficios en descongestión urbana, economía, menor contaminación y mejor salud que se obtienen con el uso masivo de la bicicleta.

Sin embargo, en nuestro medio, los planificadores de las ciudades intermedias parecen no ver la necesidad de diseñar ciclovías, las cuales podrían empezar por la construcción de estaciones dotadas de bicicletas de uso público para conectar con colegios y universidades. Esto traería un significativo ahorro económico en transporte estudiantil para las familias.

También se podría facilitar su adquisición estimulando en las empresas la financiación de bicicletas para que el trabajador las pague con el subsidio de transporte que recibe por nómina. De otra parte, los gobiernos podrían exonerar de impuestos la fabricación de bicicletas para hacerla un medio de transporte masivo.

Así que alternativas de descongestión y descontaminación de las ciudades si hay, solo falta algo de voluntad política y un poco de innovación urbana. Se pueden hacer ciudades sostenibles modificando pequeñas cosas con relativa baja inversión como la construcción de redes de ciclovías que hagan más amables las zonas urbanas.


Armando Rodríguez Jaramillo

Open gobierno

2 de agosto de 2015 / No Comments
Las tecnologías de la información y las comunicaciones traen nuevas formas de hacer las cosas y palabras que no habíamos escuchado. Es así como han irrumpido los términos e-gobierno y open-gobierno llamados a contribuir al profundo cambio que se empieza a sentir en la relaciones entre mandatarios y ciudadanos, léase ciudadanos y no gobernados, pues estos pasan de ser receptores pasivos de lo que transmiten los gobernantes y partidos políticos a reclamar un papel activo en el manejo de lo público.