News Ticker

Menu

¿Cómo competir con tanta información?

El hombre siempre ha tenido la necesidad de transmitir el conocimiento, ya sea entre sus contemporáneos o de una generación a otra.

Las sociedades primitivas lo hicieron por medio de la oralidad, sistema limitado y subjetivo. Luego vino la necesidad de conservar el conocimiento a través de pictogramas y apareció la escritura cuneiforme seguida del papiro en el que civilizaciones como la egipcia y helénica plasmaron su sabiduría para almacenarla en rollos. La aparición de los códices, conjunto de pergaminos o pieles tratadas y cortadas de manera regular, cosidas por un lado y encuadernadas, ofreció a la escritura, a partir del siglo II de nuestra era, un medio más apropiado de conservación aunque el mismo pergamino en ocasiones fuera lavado y usado varias veces para volver a reescribir sobre él (palimpsesto).


Pero por lo precario de los medios utilizados, una significativa proporción del conocimiento de la humanidad y su sabiduría se perdido por acción de hongos e insectos que devoraron hojas escritas, como también por guerras, incendios, saqueos y censuras que terminaron por destruir para siempre lo más valioso de la humanidad: su conocimiento.

Innovaciones disruptivas.

La aparición del papel y la invención de la imprenta (siglo XV) posibilitaron la creación de libros y con ellos la supervivencia de la ciencia, literatura, filosofía, historia, registros nacionales, económicos y cuanto dato representa el conocimiento humano, situación que generó una revolución cultural de dimensiones tan grandes como la que estamos experimentando con los formatos digitales y la internet que nos permite disponer de una capacidad universal y prácticamente ilimitada de creación, almacenamiento, consulta y distribución de información.

No obstante los cambios de los soportes que contenían el conocimiento de la humanidad fueron innovaciones trascendentales y disruptivas, mucha información se perdido porque las decisiones acerca de qué se seleccionaba o se condenaba  a la desaparición estuvo sujeta a componentes ideológicos, religiosos y políticos. Fue así como el conjunto de conocimientos de la tradición oral no quedó en escritura cuneiforme, ni todo lo que así se escribió pasó al papiro, ni lo escrito en papiro llegó a los códices, ni todo lo de estos pasó por la imprenta, como tampoco el universo de los libros está en formato digital.

Los desafíos que nos plantea la información.

Así como fue un gran desafío para la humanidad decidir qué debía pasar de un formato a otro y qué se desechaba, la generación actual se enfrenta a millardos y millardos de terabytes de información que los formatos digitales tiene disponibles en la internet, siendo realmente titánico saber si lo que aparece en un buscador es útil y confiable, función que de alguna forma desempeñan las bibliotecas al seleccionar las obras, títulos y autores que deben y merecen estar en sus ficheros.

Pongo por caso, a manera de ejemplo, que al buscar “cuneiforme” en Google aparecen 464.000 resultados disponibles hallados en 0,40 segundos,  o  que al dar clic en “papiro” aparecen en el buscador 970.000 resultado en 0,34 segundo, cifras que terminan por someternos a dar una ojeada al primero o segundo pantallazo del buscador con sus 10 o 20 sitios web ante el “tsunami” de información que nos ofrece.

En un mundo definido como la sociedad del conocimiento y la economía del conocimiento, en el que uno de sus principales activos para innovar y competir es la información, la situación descrita nos plantea la necesidad de preguntarnos: ¿qué o quién clasifica la información en internet de acuerdo a su origen, calidad y confiabilidad?, y si fuera así, ¿con qué criterio se hace?

Si el estar en los primero lugares de los buscadores lo determina el posicionamiento SEO, que es el proceso de mejorar la visibilidad de un sitio web en resultados orgánicos de los diferentes buscadores, o el posicionamiento SEM, que es el uso de la mercadotecnia en buscadores web a través del pago por colocación en buscadores, entonces: ¿qué debemos hacer ante la magnitud de información clasificada mediante estrategias de posicionamiento por búsqueda y de mercadotecnia web y no mediante criterios de calidad y confiabilidad de la información? ¿No será que nos hemos adentrado en un mundo de manipulación comercial con saturación de información basura?

Armando Rodríguez Jaramillo
Director NaoClúster - armando@naocluster.com

Share This:

Post Tags:

Jillur Rahman

I'm Jillur Rahman. A full time web designer. I enjoy to make modern template. I love create blogger template and write about web design, blogger. Now I'm working with Themeforest. You can buy our templates from Themeforest.

No Comment to " ¿Cómo competir con tanta información? "

Gracias por participar

  • To add an Emoticons Show Icons
  • To add code Use [pre]code here[/pre]
  • To add an Image Use [img]IMAGE-URL-HERE[/img]
  • To add Youtube video just paste a video link like http://www.youtube.com/watch?v=0x_gnfpL3RM